Secciones
×

Síguenos en

Distinguen al Dr. Raúl Lara por su trayectoria

El destacado médico ha luchado desde siempre por que en el país exista una política nacional contra el cáncer. Sus esfuerzos para conseguirlo continúan

Antes de retirarse de su vida profesional, el doctor Lara Menéndez espera fundar la Sociedad de Lucha contra al Cáncer (Asolca). foto Omar carbonero
Antes de retirarse de su vida profesional, el doctor Lara Menéndez espera fundar la Sociedad de Lucha contra al Cáncer (Asolca). foto Omar carbonero

Por

Ago 23, 2013- 20:00

Recientemente, en Cartagena de Indias, Colombia, el oncólogo salvadoreño Raúl Lara Menéndez fue distinguido con la medalla de oro de la Asociación Latinoamericana de Radio Oncología (Alatro) dentro del marco del congreso internacional desarrollado en esa ciudad.

Durante el evento y ante más de 400 especialistas, el doctor Lara fue reconocido por sus notables aportes y contribuciones en sus 40 años de trayectoria, ya que es pionero de la radiooncología latinoamericana y fundador de la oncología moderna en El Salvador.

Lara fue el primer especialista cancerólogo con estudios completos y entrenamiento formal en llegar al país en diciembre de 1974.

De acuerdo con el profesional, en esa época “no existía la especialidad de cancerología y mucho menos la especialidad de radiooncología. Entonces empezamos a dar los primeros pasos para hacer de la oncología una especialidad reconocida y para comenzar a trabajar con pacientes de una forma metódica que supusiera un adelanto y una mejora en su atención”.

Entre sus primeras acciones y con muy pocos recursos conformó el primer comité de tumores y el abordaje multidisciplinario en el estudio y en el tratamiento del cáncer en el antiguo hospital general del ISSS.

“Ahí mirábamos a los pacientes, discutíamos y les recomendábamos el mejor tratamiento del que podíamos disponer”, explica el doctor.

Asimismo estableció los primeros protocolos de manejo, introduciendo los conceptos de educación, prevención, diagnóstico temprano y tratamiento oportuno de la enfermedad cancerosa, incluyendo los cuidados paliativos y una mejor calidad de vida y rehabilitación, siempre que fuera posible.

En la década de los 80 los pasos y avances de este visionario galeno se consolidaron, para que después de un serio estudio presentado al Consejo Directivo del ISSS, el doctor fundara la Unidad de Oncología en 1989, el primer Programa Nacional de Cáncer en 1992 y el primer y único hospital de oncología del ISSS en todo el país, con todos los servicios y subprogramas con que cuenta hasta ahora.

Deuda con el país

A pesar de los esfuerzos y avances en algunas áreas de la lucha contra el cáncer, para el oncólogo resulta trágico que El Salvador no cuente con una política oficial o un programa que prevea educación, prevención y diagnóstico temprano de la enfermedad.

“Por ello cuando recibía esa medalla por mi trayectoria y contribuciones me hacía la reflexión ¿y de mi país qué?… Yo he hecho lo posible por que se extendiera a nivel nacional la buena atención al cáncer, pero no me fue posible, a pesar de todos los esfuerzos. Con este reconocimiento no pude menos que sentirme un poco mal, porque si bien es cierto que he dedicado toda mi vida al estudio de la lucha contra el cáncer tengo para mí esa falta por hacer”, destaca Lara.

“Ahora en el ocaso de mi vida profesional no quiero retirarme sin hacer un último esfuerzo grande y esta vez voy a pedirle a las fuerzas vivas de la sociedad, a la prensa, a la empresa privada y a todas las organizaciones de pacientes con cáncer para que podamos encaminar, como se ha hecho en otros países pobres”, y espera fundar en lo que queda del año la Sociedad de Lucha contra el Cáncer.

Ante la falta evidente de esa política nacional de ataque al cáncer, el profesional afirma que es preciso que todas las fuerzas posibles se unan para que se vuelva una realidad.

“Más que reseñar el reconocimiento internacional es importante hacer conciencia, una vez más, para que reaccionemos y hagamos que nuestro país y sus autoridades de salud finalmente se nieguen a admitir esa excusa que no vale de que no tenemos medios. En los países donde se ha enfocado de forma correcta la enfermedad se está curando entre el 40 y 50 % de los casos. Desde tiempo no es cierto que el cáncer es una enfermedad mortal sin ninguna probabilidad de vida”, finaliza. —EDH

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios