Secciones
×

Síguenos en

Molly y Cynthia buscan el sostén perfecto

Las diseñadoras de brasieres a la medida brindan consejos para elegir el sostén adecuado, de acuerdo a las medidas y necesidades de las mujeres. Las especialistas aseguran que la mayoría de mujeres no usa la talla correcta

Molly y Cynthia buscan el sostén perfecto
Molly y Cynthia buscan el sostén perfecto

Por Texto: AP. Fotografías: liviraelingerie.com

Ago 24, 2013- 00:00

Molly Hopkings y Cynthia Richards reciben a unas 2,000 clientas a la semana. Son las diseñadoras de la tienda de sostenes a la medida Livi Rae Lingerie, que muestran los casos extremos y divertidos de su trabajo en el reality “Divas Doble D”.

Cynthia y Molly fundaron su tienda en Georgia, Estados Unidos, tras darse cuenta que el 90 % de las mujeres no usan la talla correcta de sostén, por ello dan algunos consejos para encontrar la copa perfecta.

“Las mujeres cambian de talla unas seis veces en su vida, así que, mientras lo que tengas funcione, los laves y los vayas rotando en el uso, un buen sostén te puede durar años, en vez de meses”, expresó Molly previo a la final de la primera temporada, transmitida por el canal Bio.

“Tener unos siete sostenes para el año es importante, si tienes solo dos o tres y no compras más, usa esos tres todo el año”, dijo Cynthia, quien señaló que los sostenes se pueden lavar después de tres e incluso cuatro usos.

En cuanto a usar o no varillas, un recurso que algunas mujeres consideran insalubre, ambas creen que es necesario para tener un buen soporte. De acuerdo con Molly, la varilla “es el mejor componente del sostén, aparte de los elásticos”.

“Las varillas son buenas si se usan bien, las varillas te lastiman si no las usas bien, es lo mismo con los zapatos… Si una varilla está sobre el tejido delicado del pecho todo el tiempo crea calcificación en las células y bultos. Siempre debes estar segura de que la varilla está lejos de ese tejido”, apuntó Cynthia.

A la hora de dormir con un sostén, las diseñadoras se oponen a ir a la cama con un sostén de varilla, pero no a otras opciones. “No es bueno dormir con un bra, porque cuando te mueves esto puede hacer que se te entierre la varilla”. Dormir sin sostén “no va a cambiar la forma de tus pechos. Eso es algo que le dicen a las chicas desde pequeñas, que deben dormir con un sostén porque les da miedo que sus senos cuelguen”, indicó Molly.

“Si quieres dormir con uno, no lo debes hacer con varilla. Tenemos sostenes para dormir en la tienda que son buenos, especialmente si estás amamantando y sientes los pechos pesados en la noche”, agregó Cynthia.

Entre sus clientas latinas reconocen que hay una tendencia a las mujeres con los pechos operados, quienes a pesar de tener una copa considerable siguen buscando una talla pequeña.

“Por lo general son talla 34 E o 32 F, pero compran 34 B o 34 C o incluso 38 C”, dijo Molly.

“En Colombia, con la marca Leonisa, me querían poner un 38 C, pero yo soy 32 G… todo estaba al revés”, declaró Cynthia sobre su reciente visita a la expo ColombiaModa.

Las mujeres que se operan deben tener cuidados especiales y seguir las indicaciones del médico para usar sostenes de soporte primero y varillas después, advirtieron. “No debes seguir usando sostenes sin varilla todo el tiempo, porque eso hace que tu pecho comience a separarse y la parte de tu escote se vuelve plano. He visto mujeres que terminan con los pechos por las axilas”, explicó Cynthia.

En general el estilo de las mujeres latinas podría resumirse como “muy sensual y muy exquisito, un poquito subido de tono”, según Molly. Cynthia, en cambio, dice que le remite a “un encaje hermoso”. “Están más metidas en la moda. En Colombia Moda, Molly y yo, nos quedábamos viendo y decíamos, ¡Por Dios! ¡Debimos arreglarnos más!, ¿Qué está pasando aquí?, ¿Por qué todas se ven increíble y por qué nos pusimos esto?”. “La gente se siente orgullosa de su apariencia y en Estados Unidos la gente es un poco más perezosa, no le importa como sale a la calle”, agregó Molly.

El error más común entre las mujeres de todo tipo es que no buscan su talla. “Alguien les dijo su talla, su mamá o alguien, y siempre compran esa talla y no prueban otra cosa ni la cambian”, aseguró Molly.

“Otra cosa que escucho todo el tiempo es, ‘mi amiga me dio sus sostenes’ o ‘mi hermana me los regaló’. Y yo les digo: “¡Esa no es tu talla, ni si quiera te pareces a tu hermana!”’, puntualizó Cynthia. “Tienes que ir a probártelos, tienes que buscar las claves que te dicen qué talla eres, la varilla debe estar plana cuando la presionas y dura completamente. Saca la medida de tu espalda y si después de esto lo que te pones no te queda sólo cambia de copa hasta encontrar lo que te quede”, finalizó.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios