Secciones
×

Síguenos en

Consumo de gaseosas afectaría la conducta

En el estudio a mayor consumo de gaseosa fue mayor la agresividad Es posible que algún ingrediente como la cafeína y el jarabe de maíz rico en fructosa aumenten el nivel de agresividad, dice investigación

El consumo también se asocia a mayor retraimiento y falta de atención. foto edh
El consumo también se asocia a mayor retraimiento y falta de atención. foto edh

Por

Ago 20, 2013- 19:00

Los niños que consumen gaseosas tienden a obtener un puntaje algo mayor en las escalas de agresividad que los que no ingieren esos productos, según revela un nuevo estudio.

Aun así, el autor principal explica que esa diferencia no sería demasiado evidente en un niño y que el equipo no pudo probar que las gaseosas fuera la causa de las malas conductas.

“Es algo difícil de interpretar. Los resultados no son tan significativos clínicamente”, indicó Shakira Suglia, de la Escuela Mailman de Salud Pública de Columbia University, Nueva York.

Los autores utilizaron un estudio existente sobre un grupo de mujeres y sus 2,929 niños de 20 ciudades de Estados Unidos. Habían ingresado al estudio entre 1998 y el 2000; se les realizaron entrevistas y pruebas periódicas. Los dos meses previos, las mujeres usaron listas de control para calificar el retraimiento, la atención y la agresividad de sus hijos.

Las mujeres también respondieron cuántas porciones de gaseosa bebían sus hijos por día y qué otros hábitos, como mirar TV, tenían.

El 43% de los niños bebía por lo menos una gaseosa por día y el 4% ingería cuatro o más porciones. La conducta agresiva se evaluó con una escala de 0-100 puntos (a mayor valor, más agresividad). Suglia explicó que 50 puntos es un valor promedio y que 65 puntos es el marcador clínico que indica un problema potencial.

Los niños que no consumían gaseosas obtuvieron 56 puntos en la escala, comparado con los 57 puntos de los que bebían una porción diaria, los 58 puntos de los que ingerían dos porciones, los 59 puntos de los que consumían tres porciones y los 62 puntos de los que superaban las cuatro porciones diarias.

Los niños que bebían cuatro o más porciones diarias eran dos veces más propensos que los que no ingerían gaseosas a destruir los objetos de otras personas, pelearse y atacar físicamente a otros. Además, esos niños también obtuvieron puntajes altos en las escalas de evaluación de los signos de retraimiento y falta de atención, según publica el equipo en The Journal of Pediatrics. —Reuters

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios