Secciones
×

Síguenos en

Transfusiones y los riesgos de infección

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca y creatinina en sangre elevada antes de la cirugía son factores de riesgo

Las transfusiones de sangre podrían aumentar los riesgos de infección tras una cirugía cardíaca, según expertos.
Las transfusiones de sangre podrían aumentar los riesgos de infección tras una cirugía cardíaca, según expertos.

Por REUTERS tendencias@elsalvador.com

Jun 05, 2013- 19:00

Las transfusiones de sangre después de una cirugía cardíaca elevan el riesgo de infecciones de manera dosis-dependiente, según revela los resultados observacionales de la Red de Ensayos Clínicos de Cirugía Cardiotorácica.

El equipo del doctor Alan J. Moskowitz, del Hospital Mount Sinai, de esta ciudad, y otros 10 centros de Estados Unidos y Canadá, identificaron nexos entre la transfusión de glóbulos rojos (GR) y la infección posquirúrgica a través de seguimiento realizado a 5158 adultos durante 65 días después de una cirugía cardíaca. Los evaluaron a los 30 y 60 días del alta médica.

En “Annals of Thoracic Surgery”, los autores publican que 298 pacientes (5,8 por ciento) desarrollaron infecciones graves, comúnmente neumonía, colitis por C. difficile e infecciones sanguíneas.

Más del 40 por ciento de esas infecciones se manifestó después del alta hospitalaria.

Casi la mitad de los pacientes había recibido por lo menos una unidad de GR y cada unidad estuvo asociada con un 29 por ciento más riesgo de infección.

Con las plaquetas, la historia fue distinta. Tras considerar la cantidad de unidades administradas, la transfusión de plaquetas pareció reducir el riesgo de infección.

Los factores de riesgo de infecciones graves fueron la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la insuficiencia cardíaca, la creatinina en sangre elevada antes de la cirugía, una cirugía prolongada y la realización de un trasplante o el implante de un dispositivo de asistencia del ventrículo izquierdo.

La diabetes y el IMC no sirvieron para anticipar una infección. “Varios mecanismos podrían explicar estos resultados —escriben los autores—. El que más se cita es la modulación del sistema inmunológico”.

El doctor Bruce D. Spiess, del Centro Médico de Virginia Commonwealth University, Richmond, Virginia, y autor de un editorial sobre el estudio, dijo por email que los médicos deberían descartar el mensaje que alienta a la población a donar sangre.

“Lo que los médicos deben comprender es que el riesgo de transmisión del VIH y la hepatitis C a través de una transfusión de sangre es muy bajo, pero que los riesgos de la supresión inmunológica, la lesión pulmonar aguda asociada con la transfusión, la sobrecarga cardíaca relacionada con la transfusión y el error administrativo son bastante grandes”, indicó Spiess.

“Diría —agregó— que el mensaje para la opinión pública es de una gran desinformación. Asimismo, los médicos deben saber que (faltan) pruebas de que la mayoría de las transfusiones mejoran los resultados, cuando los empeoran; entonces, la decisión de transfundir suele ser equivocada, considerada de manera incompleta; uno sólo está aumentando el riesgo, en lugar del beneficio”.

“El pensamiento generalizado siempre fue que A, la sangre es buena; B, las transfusiones de sangre son de bajo riesgo, y C, donar sangre no daña, ayuda —dijo Spiess—. Hoy, sabemos que todas esas nociones son falsas. Las transfusiones de sangre deberían considerarse como el trasplante de un líquido de alto riesgo, con ninguna/poca efectividad demostrada”.

Moskowitz no hizo comentarios sobre el estudio. Algunos resultados se presentaron en el 2012 durante la reunión anual de la Sociedad de Cirujanos Torácicos.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios