Secciones
×

Síguenos en

Cuatro décadas sin el ingenioso Tin Tan

A 40 años de su partida, el actor y cómico mexicano Germán Valdés sigue siendo una de las figuras más queridas e influyentes del cine latinoamericano.

Cuatro décadas sin el ingenioso Tin Tan
Cuatro décadas sin el ingenioso Tin Tan

Por

Jun 28, 2013- 17:00

Aquel comediante de espigada figura, rostro expresivo, movimientos ágiles, ojos verdes, labios prominentes y de bigote al estilo de Clark Gable falleció un 29 de junio de 1973. Ese día, México perdió a uno de sus artistas más ocurrentes y queridos.

El reconocido actor y cantante, cuyo nombre real era Germán Genaro Cipriano Valdés Castillo, dejó un valioso legado, de esos que solo los grandes e ingeniosos pueden dejar. Más de cien películas, dos cortometrajes, once discos y dos doblajes de cintas infantiles forman parte de la valiosa herencia que el “pachuco” más famoso y gracioso de del país azteca dejó.

Su muerte fue causada por el cáncer de páncreas, y ocurrió cuando ya estaba alejado de los reflectores.

Uno de los momentos más intensos que, sin duda alguna, Germán experimentó fue justamente un día antes de su muerte, cuando sus hermanos Ramón y Antonio lo llevaron al Puerto de Zihuatanejo. Con su salud quebrantada, el comediante permaneció allí algunos instantes, en silencio, escuchando al mar que tanto él amaba. Y es que ese puerto había sido testigo de muchas de sus alocadas aventuras.

Al día siguiente de aquella conmovedora experiencia junto al mar, Tin Tan fue llevado de emergencia a un hospital de México, donde murió a las 8:50 de la mañana. Tenía 57 años de edad.

Artista por accidente

Tin Tan era indisciplinado, parrandero, desorganizado, mujeriego, impuntual, pero también era muy inteligente, alegre, simpático, bondadoso, generoso, trabajador y muy profesional. Su asombroso talento para hacer reír a los demás era nato, lo había heredado de su madre doña Guadalupe Castillo, quien siempre se caracterizó por su buen sentido del humor. Su padre, Rafael Gómez Valdés, era un agente de aduanas.

En 1927 la familia viaja de la Ciudad de México para instalarse en Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos. Allí se hace amigo de los pachucos, jóvenes que habían adoptado una forma de hablar combinando el español con el inglés y utilizando una vestimenta muy característica: ropa estrafalaria, solapas muy anchas, sacos grandes, zapatos bicolor, pantalones con valenciana de tubo, relojes de cadena colgante y sombreros de ala ancha con una pluma. Estos personajes impresionaron tanto a Germán, que decidió adaptarlos dentro de su espectáculo años más tarde.

Al dejar sus estudios de secundaria, su papá le consigue trabajo con su amigo Pedro Meneses, quien era propietario de la emisora XEJ. En 1934 entra a trabajar en oficios varios como mandadero, barrendero y ayudante. En esta emisora dio a conocer su capacidad histriónica; lo hizo de forma accidental.

En una ocasión, en 1934, le ordenaron que probara un micrófono y se puso a imitar a Agustín Lara. Lo hizo tan bien que el dueño de la emisora le dio la oportunidad de seguir imitando al “Flaco de oro” en el programa “Tintín Laralá”. En 1937 se casa con Magdalena Martínez, con quien tuvo a su primogénito Germán. Un año más tarde interpreta a un personaje llamado “Topillo Tapas”; la vestimenta de este era parecida a la de los pachucos.

Entre los grandes

Después de hacer varias giras interpretando este personaje, a lado de Jorge Maulmer y de su amigo Marcelo, decide adoptar otro nombre artístico. Por sugerencia de Maulmer cambia su nombre por Tin Tan. En principio no fue de su agrado, aunque terminó aceptándolo. En una entrevista Germán comentó sobre el malestar que le provocó ese cambio.

“Cuando vi en un cartel el nuevo nombre casi me fui de espaldas. No me gustó nada. (…) ¡Tin Tan! ¡Hasta las campanas me parecían odiosas cuando me lo recordaban!”, expresó el artista.

Como Tin Tan trabajó al lado de grandes artistas de aquella época, entre ellos Agustín Lara, María Victoria y Cantinflas.

Su primera aparición en el cine fue en 1943, en el cortometraje “El que la traga la paga”.

Junto a su amigo Marcelo es invitado a participar en la cinta “Hotel de verano”. Fue la breve aparición en esta película que marcó el inicio de una larga carrera en el cine. Su primer papel protagónico fue en 1945 en el filme “El hijo desobediente”.

El éxito de Tin Tan crecía como la espuma, pero no así su relación con su esposa Magdalena, de quien se divorció.

Luego es cautivado por la bailarina Micaela Vargas, con la que se casa en 1948. Con ella procreó otros tres hijos.

Ese mismo año hizo “Calabacitas tiernas”, “No me defiendas compadre”, “Simbad el mareado ” y “El rey del barrio”. Sus películas fueron no solo éxitos en México sino también en Latinoamérica.

Su familia siempre fue importante para él, tanto así que logró enrolar en el cine a sus hermanos Manuel “El loco” y Ramón “Don Ramón” a los que apoyaba y aconsejaba.

Tin Tan tenía el récord de besos en filmes con las mujeres más bellas de México, ninguna se quedaba sin sentir sus labios. “Tenía un gran pegue con las mujeres. Fue novio de la mayoría de las estrellas de aquel tiempo”, dijo su hermano Manuel “el Loco” Vadés en una entrevista televisiva en 2011. Tantos amoríos ayudaron a terminar el matrimonio con Micaela.

En 1956 se casa con Rosalía Julián; con ella tuvo dos hijos.

Al morir no dejó fortuna, solo un testamento en el que protegía a su esposa Rosalía y sus últimos hijos que eran menores de edad.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios