Secciones
×

Síguenos en

Ultrasonido en el bypass gástrico detecta cálculos biliares

El US (ultrasonido) laparoscópico permitió identificar más pólipos de vejiga que el US transabdominal

Por

May 04, 2013- 20:00

H asta la mitad de los pacientes sometidos a un bypass gástrico laparoscópico Roux-en-Y desarrollan colelitiasis y un nuevo estudio demuestra que un ultrasonido (US) durante la cirugía es tan preciso como el US abdominal para detectar los cálculos biliares.

“Nuestro objetivo es determinar la precisión del US laparoscópico versus el US transabdominal y responder esa pregunta. Si hay que pesquisar o no los cálculos biliares es otro tema, también discutible”, opinó el autor principal, doctor Shanu N. Kothari.

Con su equipo del Sistema de Salud Luterano Gunderson, en La Crosse, Wisconsin, comparó de manera prospectiva la efectividad del US laparoscópico y el US transabdominal en 253 obesos mórbidos (IMC promedio de 48).

En los 30 días previos a la cirugía, los autores les realizaron exámenes prequirúrgicos con US transabdominal. Durante la cirugía, cirujanos experimentados, que ignoraban los resultados de los estudios prequirúrgicos, les realizaron US de vejiga.

Ambos estudios por US compartieron una tasa de detección similar: un 23.7 por ciento por vía laparoscópica y un 24.1 por ciento con la versión transabdominal; ambos detectaron cálculos en 55 pacientes (el 21.8 por ciento).

Todos los pacientes realizaron un tratamiento posquirúrgico con ursodiol durante seis meses.

En los dos años siguientes, seis de los 10 pacientes que desarrollaron enfermedad de la vesícula biliar sintomática tratada con una colecistectomía posquirúrgica habían obtenido resultados normales en el US transabdominal y el US laparoscópico.

El US laparoscópico permitió identificar más pólipos de vejiga que el US transabdominal: 41 versus seis pacientes, respectivamente. A cuatro de los 41 pacientes con pólipos se les repitió el US transabdominal.

En dos casos, los pólipos se habían pasado por alto en control de seguimiento, mientras que en uno los pólipos eran más pequeños que los que mostraba el US laparoscópico y en otro caso, no había variaciones.

Haber hallado tantos pacientes con pólipos no sería tan útil porque serían acumulaciones de colesterol no neoplásicas, según explicó el doctor Rachid Nagem, especialista en cirugía bariátrica de Belo Horizonte, Brasil, y que no participó del estudio.

El doctor Daniel G. Davis, jefe de cirugía bariátrica del Hospital Stamford de Connecticut, coincidió en que los pólipos no son una preocupación.

“La prevalencia es baja, la mayoría son pequeños, de menos de 1 cm, y benignos con muy bajo riesgo de malignidad”, aseguró Davis, que no participó del estudio.

Davis atribuyó la baja incidencia de la enfermedad de la vesícula biliar sintomática después del bypass gástrico al uso de ursodiol durante seis meses. Explicó que ese tratamiento posquirúrgico “reduce la formación de cálculos biliares a menos del 4 por ciento, según demuestra la evidencia de nivel uno”.

“La mayoría de los cálculos biliares se forma dentro de los seis meses posteriores al bypass gástrico porque en ese período es cuando se adelgaza más rápido”, indicó Davis, que además es profesor de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Columbia University.

Davis aclaró que lo mismo ocurre con los pacientes que comienzan una dieta reducida en calorías y líquidos y adelgazan rápidamente sin cirugía. Cuando el peso se estabiliza, el riesgo de desarrollar cálculos biliares sintomáticos es similar al de la población general. —Reuters

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios