Secciones
×

Síguenos en

El alma se va, el cuerpo se queda

El proceso de embalsamamiento fue practicado hace miles de años por varias culturas. Hoy vuelve a ser "trendtopic"

El alma se va, el cuerpo se queda
El alma se va, el cuerpo se queda

Por Texto: Alfredo García Fotografías: Agencias

Mar 16, 2013- 00:00

El afán del hombre por permanecer eternamente en el mundo de los vivos lo llevó a crear hace miles de años métodos para poder conservar el cuerpo, o por lo menos lograr relentizar el proceso de descomposición.

Aunque fue una práctica común en varias culturas egipcias y suramericanas hace varios siglos, el tema del embalsamamiento volvió a estar en boca de muchos con la noticia de que el cuerpo del expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, será embalsamado.

Aunque la idea original del Gobierno era embalsamar a Chávez y que descansara en el fortín que será convertido en el Museo de la Revolución, Nicolás Maduro dijo que podría abandonarse el plan original de preservar los restos el mandatario porque el proceso debió haberse iniciado antes.

Hasta finales de esta semana algunos medios de prensa barajaban la posibilidad de que el líder socialista sea sepultado en su natal Sabaneta, un pequeño pueblo en la abrasadora sabana venezolana, después de que Chávez dijera en vida que quería ser enterrado allí junto a su abuela.

El embalsamamiento es algo inusual hoy en día, aunque varios personajes históricos que vivieron en el siglo pasado fueron sometidos a este proceso. Entre ellos Nikolái Lenin, conocido como Lenin (1870-1924), político ruso, teórico comunista, líder de la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia.

Además, se han embalsamado a personajes como la que fuera primera dama de Argentina, Eva Perón (1919-1952), y los revolucionarios José Stalin (1878-1953) y Mao Tse Tung (1893-1976).

El embalsamamiento consiste en evitar la descomposición de un cuerpo usando principalmente sustancias químicas que tienen como base bálsamo (se obtiene de ciertos árboles) o resinas (sustancia sólida o de consistencia pastosa, insoluble en el agua obtenida naturalmente como producto que fluye de varias plantas).

Fue una práctica común entre reyes y la elite del antiguo Egipto (la civilización egipcia existió aproximadamente entre los años 3150 a.C y 31 a.C). Aunque en las últimas décadas también se han hecho importantes hallazgos en Chile, como parte de la cultura Chinchorro, y en Perú. Aunque los métodos empleados para el embalsamamiento eran distintos en cada cultura.

Los egipcios retiraban todas las vísceras, excepto los riñones y el corazón. Las cavidades eran tratadas con una disolución de natrón (sal blanca, translúcida y cristalizable que se halla en la naturaleza o se obtiene artificialmente). Luego el cuerpo se cubría por completo con natrón pulverizado.

Tras extraerlo del natrón, el cadáver era cubierto, interna y externamente, con resina. Luego se envolvía con vendajes de lino.

Los órganos como pulmones, hígado y estómago eran conservados por separado.

Cuando se trataba de un miembro de la realiza el cuerpo era colocado en ataúdes jerarquizados. Por lo general el sarcófago era de piedra.

Los métodos antiguos eran muy efectivos. Algunas de las momias más famosas encontradas son el faraón Tutankamón (aproximadamente 1341 a.C – 1323 a.C) , y Juanita “La doncella de hielo”, descubierta en 1995 en Perú.

En el presente, las razones para embalsamar un cadáver son diversas. Con fines educativos o por conservar a algún personaje famoso.

Los medios utilizados para la conservación cadavérica pueden ser físicos y químicos, temporales o perpetuos.

Según el portal www.museorevertecoma.org “los temporales son los que se utilizan en los Institutos Anatómicos Forenses mientras llega el momento de practicar la autopsia. Son la refrigeración o congelación. Otros procedimientos físicos son la cocción y la desecación”.

“Los procedimientos químicos son muy variados. Todos se basan en el efecto de ciertas substancias antisépticas sobre los gérmenes de la putrefacción a los que destruyen impidiendo que la descomposición se instale en los tejidos. Otras substancias químicas producen la coagulación de los tejidos”, explica el portal.

Según afirma el artículo del museo, el método más utilizado en las últimas décadas ha sido la inyección en el sistema vascular de substancias como el formol o masas repletivas preparadas con substancias diversas como agua, alcohol, éter, cloroformo, aceites esenciales (trementina), glicerina, aceites grasos, manteca, sebo y esperma de ballena.

Con estas técnicas se puede conservar un cadáver por muchos años, aunque solo el tiempo dirá si son tan efectivas como las empleadas por los antiguos egipcios o suramericanos.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios