elsalvador.com WWW
Portada Archivos Correo Chat Foros Clasificados Revistas Canales Sitios asociados Diarios Mundo

Mamíferos que vuelan

Un grupo de biólogos estudia las poblaciones de murciélagos en el Parque Nacional de Montecristo. Son de la Facultad Multidisciplinaria de Occidente, de la Universidad Nacional


Publicada 10 de marzo 2006, El Diario de Hoy

Pese a su aspecto, el vampiro verdadero dista mucho del concepto vendido a través de las películas de terror. Lo que sí es real es el alimento principal, la sangre que chupa a las reses. Fotos Diario de Occidente/
Santa ana
Primera parte
Mauricio Cáceres
Diario de Occidente

diariodeoccidente@elsalvador.com


Tiendas de campaña, mochilas, sacos de dormir y, en especial, redes, eran parte de los implementos que los biólogos llevaban consigo para atrapar quirópteros en Montecristo.

Muchos le tienen repulsión a estos animales, que en su mayoría y salvo el vampiro, se alimentan de frutas e insectos.

En realidad se trata de un mito infundado, pues no sólo contribuyen a mantener controladas las poblaciones de insectos, sino que también son un factor determinante para dispersión de las semillas de los frutos con los cuales se alimentan.

Suelen dormir en sitios muy oscuros y húmedos, pues consumen mucha agua. Uno de estos hábitat es la cueva de Apantes, en la zona baja de Montecristo.

Otro lugar donde se hallan poblaciones de estos mamíferos voladores es la cueva de Las Golondrinas.
“No hacen ningún daño al medio ambiente ni mucho menos al humano”, aclara Jorge Hernández, uno de los biólogos que participó en el estudio, hace una semana.

Sobre estos animales no sólo pesa la amenaza de la mano del hombre, sino que también son acechados por las serpientes.
Forman parte de la cadena alimenticia de los reptiles, que también los buscan en las cuevas.

Capturado en una finísima red que no les ocasiona daños.
Registrarse en la caseta de control es uno de los requisitos indispensables.
La instalación de redes se hace con mucho cuidado, para poder tener éxito.
No todo fue trabajo, también hubo momentos dedicados al descanso.
Un libro es la mejor guía para conocer la clase de quiróptero atrapado.
Un mundo invertido. La manera en que duermen, asidos de las rocas, es una de las características de esta especie.
El biólogo Jorge Hernández inspecciona con una lámpara en la cueva de Apantes, en busca de agrupaciones de murciélagos.

 

elsalvador.com WWW