Untitled Document
 
 
< Inicio de Deportes

 

Fabrizio y su larga espera

El técnico argentino Roberto Fabrizio, retirado de su cargo por la directiva del Metapán hace quince días, no ha recibido el dinero por la cancelación de su contrato y sigue en el país.

Carlos Vides/EDH
El Diario de Hoy
deportes@elsalvador.com

Roberto Fabrizio ex entrenador de Metapán.
Metapán 11 de Septiembre de 2002
FOTO DIGITAL HUBER ROSALES

Han pasado dos semanas desde el retiro del argentino Roberto Fabrizio como técnico del Isidro Metapán, después que la directiva decidió que los tres puntos en siete partidos que logró el estratega representaban un mal saldo. Pero después de esos quince días, Fabrizio no ha visto ni un centavo.

El entrenador se ha mantenido en la ciudad occidental, hospedado en un hotel, a la espera de llegar a un arreglo económico -tiene contrato firmado hasta enero del 2003-, pero no ha habido avances.

“Soy una persona correcta y de palabra, por eso quiero que me traten como tal. La directiva del equipo es buena gente, no son malas personas, pero yo me he portado bien, he actuado de buena fe y no es justo que me estén tratando así”, dice un apesadumbrado Fabrizio.

Según Henry Cartagena, representante de la directiva del equipo, “no le hemos pagado la plata que se le debe porque hemos tenido pocos ingresos por la mala campaña, ha habido taquillas muy escasas, pero estamos a la espera del pago de un cheque para cancelar esa deuda”.

“Sé que dicen que no tienen dinero”, apunta por su lado el argentino, “pero es ilógico: Mientras yo estoy en Metapán, el presidente (Gumercindo Landaverde) me está pagando el hotel y la alimentación, estoy ocasionando un gasto aún mayor”, agrega.

Barrera de papel

Fabrizio reveló cuál es, a su juicio, el fondo de la aparente negativa de la directiva en cancelar la deuda.

“Antes del partido con Dragón, en la octava fecha, se acercaron -miembros de la directiva- para que les firmara una carta en la que yo daba un paso al costado. Me dijeron que si no lo hacía, Edwin Portillo (el nuevo técnico) no podía estar en el banquillo. Actué de buena fe y lo firmé, con plena confianza en el presidente”, narró el sudamericano.

“No sé si piensan agarrarse de esa firma para no pagarme lo que me deben, pero yo ya me asesoré en la Federación de Fútbol y me dijeron que, si quiero, puedo montar una demanda”, explicó, pero luego aclaró que “yo no quiero ser señalado como ‘ahí va el técnico que demandó al Metapán’, quiero dejar una buena imagen en El Salvador”.

Fabrizio comentó que, incluso, ha preferido resignar parte del dinero que le deben para que la directiva ceda en pagarle. “Prefiero un mal arreglo antes que una demanda”, consideró.

El timonel argentino dijo que “estaría dipuesto a esperar hasta después del partido de Metapán con FAS, el próximo fin de semana, para que de esa taquilla me cancelen mi deuda, pero espero que me llamen y me den seguridad”.

Vacacionista al acecho

Mientras la directiva estudia cómo pagarle, Fabrizio se la pasa “prácticamente como de vacaciones. Paso en el hotel, miro mucho fútbol, todo el que puedo; me conecto a la Internet o camino con mi esposa en algún paseo”, dijo.

Pero su pasión por dirigir desde el banquillo sigue vigente. Aunque comentó que ya estudió y desechó tres ofertas de distintos equipos de la Segunda División, su verdadero interés apunta a regresar a la Primera División.

“Vine dirigiendo en Primera y me gustaría volver. En los días que me quede en el país estaré a la expectativa, pues por ahí hay algunos equipos que no andan muy bien y podría abrirse algún espacio”, dijo.

Recambios ‘albicelestes’

Según confirmó ayer Henry Cartagena, representante de la directiva del Isidro Metapán, los argentinos Diego Oyarbide -centrodelantero- y Luciano Suárez -volante- ya fueron retirados del equipo y el sábado anterior, después de recibir el pago por la cancelación de su contrato, volvieron a tierras gauchas.

La intención de la directiva esta semana es retirar a otro extranjero (aún cuentan con el brasileño Anderson Batista, el hondureño Jorge Wágner y el colombiano Alcíbar Alonso) para dejar tres cupos libres, los cuales serían ocupados por una tripleta argentina que ya logró el aval del entrenador Edwin Portillo, después de estar a prueba en varios entrenos.

El primero es Diego Fuentes, volante de creación de 26 años, quien describe su fútbol como “muy dinámico y de buena visión, le pego bien al balón con las dos piernas”. Este jugador, de 1.72 Mts. de estatura y 150 libras de peso, militó en el San Lorenzo de Argentina y una filial del mexicano Veracruz, así como en el Técnico Universitario de Ecuador.

El otro elemento es Cristhian Zamudio, 25 años, centrodelantero de 1.80 Mts. de alto y 165 libras de peso, quien dice ser “un atacante de área, un goleador” que viene de mostrar sus virtudes en el Real España y Real Comayagua de la Primera División de Honduras.

Por último aparece un argentino ya conocido, el defensor central Diego Álvarez, que militó con Firpo la temporada anterior.

Según Cartagena, el equipo sólo está a la espera de la transferencia internacional para inscribir a Zanudio y Fuentes, por lo que la ‘armada argentina’ podría estrenarse en el juego del fin de semana ante los ‘tigrillos’ del FAS.

 

  HACIA ARRIBA

VERTICE HABLEMOS GUANAQUIN PLANETA ALTERNATIVO


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal