Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿En verdad son tan malos los video juegos?

Evaluamos cinco aspectos negativos y el lado positivo de los juegos de video. 

¿En verdad son tan malos los video juegos?

En cada reunión que tengo con padres de familia para hablar de las problemáticas de sus hijos, siempre sale el tema de los video juegos como el gran causante de todos los conflictos académicos, inclusive hasta de los trastornos de conducta y desórdenes alimenticios. 

De cada 10 padres de familia que entrevisto, 9 consideran que los video juegos corrompen de alguna manera a sus hijos, pero en todos los casos sin excepción, los padres se los siguen comprando o se los regalan.

Ademas, todos los premios o castigos por sus conductas son en función de dar o retirar los video juegos en periodos relativamente cortos. ¿Cuáles son los aspectos negativos de los juegos de video? Frecuentemente escuchamos que los video juegos tienen un sin fin de aspectos negativos para el desarrollo de los niños, por lo que a continuación te señalo algunos de los que considero más relevantes. 

1. Violencia desmedida, personajes hipersexuales y lenguaje vulgar 
Los niños hacen lo que escuchan y lo que ven. Es cuestión de horas para que un niño integre a su vocabulario las palabras que el juego le muestra, inclusive imitando el acento y pronunciación. De esta forma, no pasa mucho tiempo más para que comience a “jugar” con sus amigos las mismas cosas que experimenta en el juego y en su mente se quedan grabadas las imágenes de cuerpos súper estilizados y sexualizados. 

2. Estrés y ansiedad 
Hay juegos de competencia que pueden llegar a desarrollar mucho estrés o ansiedad en los infantes, inclusive, hay algunos que generan cierta adicción por los químicos que el cerebro produce mientras se juegan. Muchos niños y adolescentes suelen jugar por las noches a escondidas de sus padres y durmiendo hasta la madrugada, lo que les genera obviamente, problemas con su aprendizaje.

3. Sobrepeso 
Los niños pasan horas frente a la pantalla, dejando de jugar a otras cosas y haciendo que su movimiento físico sea el mínimo. Inclusive, de manera mecánica juegan ingiriendo algún bocadillo o fritura, mientras los kilos se instalan en su cuerpo generando obesidad y otras posibles enfermedades.

4. Riesgos del internet 
En la búsqueda de nuevos juegos, muchos niños cometen errores como dar información personal o establecer contacto con desconocidos. En otras ocasiones pierden dinero y dañan equipos carísimos al descargar programas llenos de virus.

5. Los equipos son caros 
Este tipo de equipos son regularmente muy caros y sin ningún esfuerzo llegan a manos de niños que no saben lo que cuesta obtener el dinero, ni han hecho algún esfuerzo significativo por obtenerlos. Con igual facilidad los dañan, los descuidan y esperan que a la brevedad se les repongan para seguir jugando. 

¿Existe algún aspecto positivo en los juegos de video? Ese 1% de padres de familia y maestros que no culpan a los juegos de video por la mala conducta de los niños, me han comentado el lado positivo de esta actividad. 

1. Concentración 
Los niños que usan video juegos se concentran más rápido y logran procesos de concentración más largos. Si usan juegos de estrategia desarrollan más sus habilidades para resolver problemas y acertijos. 

2. Coordinación ojo-mano 
Esto en el proceso de lecto-escritura es muy valioso, ya que permite que esta habilidad se desarrolle más rápidamente y con mayor fluidez. 

3. Agudeza y destreza visual 
Es sorprendente la agudeza y destreza visual que logran los niños, esto se refleja en su lectura así como en la búsqueda de detalles y trabajos que requieren de la observación atenta. 

4. Existen juegos educativos o de actividad física 
Este tipo de opciones son excelentes. Suelen ser divertidos, fomentan la competencia y son interactivos, ya que muchos se pueden jugar en parejas o en grupos. Es cosa de revisar los títulos en tu próxima búsqueda de juegos. 

5. Son motivo de socialización 
Contrario a lo que se piensa, son muchos los niños tímidos que mediante los videojuegos logran sobresalir en ese campo, hacer plática y competir con otros niños. También las familias tienen otro punto de encuentro cuando juegan juntos o preguntan sobre los gustos e intereses de sus hijos.

Los videojuegos pueden estar a tu favor en la labor de ser padre si recuerdas la clave: dosificación y supervisión. Recuerda que nadie lo va a hacer por ti.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación