Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Todo sobre los Trastornos de la conducta alimentaria

Los desordenes alimenticios son cada vez más comunes, por ello en estos días se realizó la “#NEDAwareness Week”, una iniciativa que busca concientizar sobre la problemática y sus repercusiones. 

Comida
Comida

Esta semana se celebró la “#NEDAwareness Week” (NEDA, Asociación Nacional de Desordenes Alimentarios, por sus siglas en inglés) día en los que año con año se trata de concientizar sobre estos trastornos. El enfoque de 2016 es “3 minutos pueden salvar una vida”. Ese tiempo es el que toma completar una encuesta en línea para identificar posibles áreas de conflicto o luchas con la comida, ejercicio e imagen corporal. El propósito es compartir la encuesta con amigos, conocidos y familiares no sólo para una autoevaluación, sino también, para entender a personas a nuestro alrededor que pueden estar pasando por esta difícil situación.
Al igual que con cualquier otra condición, la detección e intervención temprana son claves. Si una persona está presentando síntomas o pensamientos anormales o extremos con su conducta alimentaria, tomar acción en las primeras fases de desarrollo puede disminuir la posibilidad de desencadenar el trastorno en la conducta alimentaria por completo.  
¿Qué son los trastornos de la conducta alimentaria (TCA?
El trastorno de la conducta alimentaria es una condición mental grave que puede afectar negativamente la salud, emociones y capacidad de funcionar en el día a día.
El peso no es el único indicador para detectar un TCA. Una persona con un rango de peso saludable o apariencia normal también puede tener un trastorno, así como alguien con una fluctuación de peso abrupta tanto para arriba como para abajo.
Los TCA pueden ocasionar complicaciones serias en los sistemas: cardiovascular, endocrino, dermatológico, esquelético, hematológico, gastrointestinal y nervioso central. 
Asimismo, los TCA  afectan a personas de cualquier estrato socioeconómico, raza, tipo de cuerpo, género y edad. 
Los trastornos más comunes son 
Anorexia (AN), Bulimia (BN) y otros 
como el Atracón (TPA) 
1) Anorexia nerviosa (AN): Las personas que padecen anorexia sienten un miedo profundo a engordar y tienen una imagen distorsionada de como se ven o las dimensiones reales de su cuerpo, hacen dietas extremas, se ejercitan excesivamente y mantienen un constante control sobre los alimentos que ingieren. Regularmente son muy delgados. Por esta forma de alimentación restrictiva y no balanceada (ayuno prolongado) también pueden a veces comer en exceso y luego vomitar o tomar laxantes. 

2) Bulimia nerviosa (BN): Las personas bulímicas comen en exceso y después tratan de corregir el atracón con medidas drásticas, como vómito inducido, ejercicio físico extremo, etc. Esta conducta alimentaria se vuelve un hábito, los atracones suceden de dos a tres veces o más por semana a escondidas de otras personas. Usualmente tienen un peso normal. 

3) Trastornos de la Conducta Alimentaria No Especificados (TANE) incluyendo Trastorno por atracón (TPA) : Pueden variar entre comparaciones similares a la bulimia y a la anorexia, es decir se come en exceso varias veces a la semana, pero luego tratan de “corregir” estos excesos por medios no naturales. Normalmente son personas con exceso de peso.

El abordaje óptimo debe ser con un equipo multidisciplinario, conformado por un médico endocrinólogo, psicólogo, en algunos casos psiquiatra y nutricionista. Puedes empezar acercándote a cualquiera de estos profesionales para completar una evaluación y empezar a obtener ayuda. 
Los trastornos de la 
conducta alimentaria 
también están directamente relacionados con:
R Problemas psicológicos como baja autoestima, sensación de falta de control en nuestras vidas, bullying, ansiedad y soledad.
R Mala relación familiar o con amigos, abuso físico o abuso verbal. 
R Presión cultural o social por cierta imagen o talla ideal. 
Un aspecto clave es aceptarnos como somos. Existen diferentes tipos de cuerpos, estaturas, formas y tallas. Llegar a un balance y aceptación saludable sin extremos puede requerir de tiempo y fuerza de voluntad para deshacernos de malos hábitos alimenticios y aprender nuevos hábitos saludables. 
Sentirnos cómodos con un peso saludable es un proceso. Tenemos que ser pacientes y trabajar en la relación que existe  entre lo emocional y nuestra alimentación. Busquemos apoyo en nuestra familia y en los profesionales. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación