Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

3 razones por las que debes tener un seguro de vida

Aseguras tu coche pero no tu vida, ¿en serio te preocupa más que el futuro de tus hijos? La vida no tiene precio, pero cuesta. Descubre cómo te ayuda un seguro de vida

3 razones por las que debes tener un seguro de vida

La familia es la mayor preocupación cuando se piensa en que algún día se tendrá que dejar este mundo. Apoyar y proteger a sus miembros es el gran pendiente de los jefes de familia, quienes cargan sobre sus hombros la responsabilidad económica del hogar.

Sin embargo, pocos cuentan con los recursos para dejar a sus seres queridos con una solvencia económica que les permita hacer frente al menos en lo inmediato. Crear un patrimonio por lo general lleva años, y en muchas ocasiones cualquier cantidad de tiempo es insuficiente.

El poco dinero disponible luego de los gastos, confiarnos en exceso, pero sobre todo la poca cultura de la prevención, son las causas principales para que no busquemos alternativas que nos permitan proteger a los que amamos cuando ya no estemos para ellos.

No tener las condiciones para dejar grandes fortunas no quiere decir tampoco que todo está perdido, porque existen opciones que por desconocimiento nuestro o mala fama por parte de ellos no consideramos en serio. ¿De qué hablo? De los seguros de vida, por poner un ejemplo y motivo de este artículo. 

¿Tener o no tener un seguro? Muchos los ven como los malos de la película por buscar un beneficio económico. Seamos honestos, la realidad es que queremos exactamente lo mismo: ¿por qué otra razón invertiríamos nuestro dinero sino para verlo de regreso y con rendimientos?

Voy a dejar la originalidad a un lado y a apropiarme de tres frases infaltables que todo vendedor de seguros que se respete utilizaría para convencerte de comprar uno; frases que no por hechas son menos ciertas, pero de tu cuenta dejo las conclusiones: “Si usted fallece habría tres muertos: un marido, un padre y un ingreso” 

Si resulta que eres el principal proveedor de tu familia, ten por seguro que tu pareja, hijo o hija, padre o madre, no solo llorarán tu ausencia. “Un seguro de vida es el único sistema que le permite hacer testamento antes de acumular dinero” Si la vida te regala suficientes cumpleaños como para cumplir el plan asegurado tendrás dinero para la vejez y si, por el contrario, acabara antes, tu familia no quedará desamparada.

“La finalidad de un seguro es crear efectivo donde efectivamente no hay nada” Si fuera el caso de que dispones de grandes cantidades de dinero o bienes suficientes para que tu familia no tenga de qué preocuparse, entonces como quien dice ya estás hecho, pero si no es el caso, lo mejor que puedes hacer es prepararte para una eventualidad. 

El ABC a cumplir: 
• Asesorarse concienzudamente sobre lo que estás contratando y tener dispuestos todos los documentos que tu familia requerirá en caso de querer hacer efectiva la póliza. Recuerda dar información fidedigna, porque no hacerlo invalidaría cualquier contrato.
• Bonificar puntualmente los pagos, archivar todos los comprobantes y renovarla cada que se requiera es de vital importancia; no cumplir estos requisitos no sólo impedirá que tus familiares puedan disponer de los recursos, sino que habrá sido en vano todo tu esfuerzo y dinero invertidos.
• Comunicar a tu familia quiénes serán los beneficiarios, e indicar a qué tienen derecho, de este modo se evitarán malos entendidos o lo que es peor, que no reclamen lo que les pertenece. La vida no tiene precio, pero cuesta, mientras que la muerte cuesta cuando no le ponemos precio a nuestra vida.

Para que los que te aman te extrañen por lo que eres y no por lo que das, porque la vida sigue aún después de la muerte, ¡asegúrate!

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación