Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Qué le pasa a un gato cuando lo asustas?

Después de leer esto entenderás que hacerle esa broma a los felinos no es tan graciosa como parece

ctv-l4h-file-155f2ce0-f57e-3605-7c93-31c1b058d44e

Probablemente te parezca graciosa la reacción que tienen algunos gatos al ver un pepino. En los últimos días han circulado en todas las redes sociales videos que muestran cómo los gatos dan tremendos saltos al ver estos vegetales.

Más allá de la divertido que parezca, expertos hablan del verdadero impacto que causan en los animales. Sus argumentos te borrarán la sonrisa de la boca.

“Si estresas a un animal puedes causarle algún daño”, dice Jill Goldman, conductista animal certificada del sur de California. “Y si lo haces por diversión, me obligas a cuestionar tu humanidad”.

John Bradshaw, experto en conductas felinas de la Universidad de Bristol y autor del libro Cat Sense, concuerda con esa opinión y añade que los “despreciables” videos son “una incitación para que las personas asusten a sus gatos y luego inviten a otros a burlarse de ellos”.

Goldman explica que los pepinos provocan las respuestas de alarma naturales de los gatos, porque “normalmente, no encontrarían pepinos en el suelo”.

Te puede interesar: Videos: 3 terroríficas historias

Agrega que también es posible que relacionen al invasor verde con serpientes, que pueden ser depredadores mortales.

“La respuesta de alarma hará que el gato trate de escapar tan rápido como pueda, para después reevaluar la situación desde lejos”, dice Goldman.
Esa es la explicación de los gatos que saltan en los videos.

En algunos casos colocan los pepinos cerca de comederos para confundir a los gatos, pues relacionan esas áreas con sensaciones de seguridad y protección, agrega Pam Johnson-Bennett, autora de Think Like a Cat. “Eso es muy cruel”, acusa.

Hazlo sentir cómodo con objetos nuevos

Llevar objetos nuevos a casa puede ser una buena oportunidad de estimulación mental para las mascotas, mas no debe hacerse con la finalidad de asustarlas, previene Goldman. Si tratas de sobresaltar a tu gato, deliberadamente, podrías ocasionar que se lesione, rompa algo o incluso, causarle un estrés prolongado. En vez de ello, es mejor presentarle los objetos nuevos poco a poco.

“No te gustaría conocer por primera vez a una persona mientras alguien más te la echa encima”, dice. “Sin duda preferirías conocerla desde una distancia segura, a un par de metros de distancia, por ejemplo”.

Lo mismo sucede con los gatos. También es importante recordar que cada animal responderá a las situaciones de manera única, como hacen los seres humanos. Igual que ciertas personas, algunos gatos se sobresaltan más fácilmente que otros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación