Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Porsche: "Paul Walker fue el responsable de su propia muerte"

El protagonista de Rápido y Furioso "asumió el peligro y los riesgos que entrañaba conducir ese vehículo" 

Revelan nuevos datos sobre la muerte de Paul Walker

Tras la demanda interpuesta por la hija de Paul Walker, Meadow Rain Walker, de 16 años, contra Porsche bajo los cargos de homicidio doloroso, la empresa automovilística dijo: "Paul Walker fue el responsable de su propia muerte". 

El actor norteamericano falleció en noviembre de 2013 mientras viajaba como copiloto en un Porsche Carrera GT y ahora la multinacional alemana ha dicho que el protagonista de Rápido y Furioso "asumió el peligro y los riesgos que entrañaba conducir ese vehículo", según un informe de People. 

Lee también: Hija de Paul Walker demanda a Porshe

La joven alega en la denuncia que Porsche escatimó en seguridad, algo que podría haber evitado el accidente, "o al menos salvado la vida de mi padre". Según Meadow Rain Walker, el vehículo carecía de un sistema de control de estabilidad adecuado y de medidas para evitar un incendio tras la colisión. "El optó por exponerse a tales peligros y asumió los riesgos que implica el uso del vehículo", dijo Porsche. 

A pesar de que la multinacional se refiere a Walker como "un usuario experto", también señala que al coche "se le dio un mal uso y un erróneo mantenimiento, algo que contribuyó al accidente".

En la denuncia de la hija de Walker, se alega que la empresa conocía que el modelo de vehículo había tenido problemas de inestabilidad y control, "pero aún así, no instalaron un sistema electrónico de control de estabilidad". 

Te puede interesar: Porsche: Paul Walker murió por conducción temeraria

"Si los cinturones de seguridad no eran defectuosos, Walker habría sido capaz de salir del coche antes de que se incendiara", continúa la demanda. Las autoridades que investigaron el accidente concluyeron en su momento que el factor determinante en la muerte del intérprete y su amigo fue la velocidad y no precisamente los problemas mecánicos, como alega Meadow Rain Walker.

En el informe del caso se asegura que el vehículo iba a 151 km/h en el momento del choque, una velocidad que los abogados de los Walker aseguran que era de entre 101 y 114 km/h.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación