Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué dormir bajo sábanas pesadas beneficia la salud?

Aprovecha estos días de clima fresco para dormir con sábanas más pesadas, pues, según estudios científicos, es beneficioso para tu salud

Sueños y sábanas pesadas

Por Genial.guru - Todos queremos dormir bien, no solo los fines de semana sino cada noche, y no vivir de día como una "lechuza". También estaría bien dormirse siempre a la hora que deseamos.

Sin embargo, pocas veces logramos hacerlo. Como resultado, de día todo nos sale mal: no podemos trabajar bien y además los nervios nos traicionan. Por eso te compartimos una nueva manera de dormir bien.

En Estados Unidos varias investigaciones han demostrado que cuanto más pesada sea tu manta o sábana, más fácil te duermes. Resulta que el tacto ligero estimula el sistema nervioso, mientras que el tacto fuerte pero suave, tranquiliza. Esto funciona para la mayoría de personas.

Científicamente este método se llama presión del toque profundo (deep touch pressure). El efecto se asemeja al masaje: relaja, propicia la sensación de calma y comodidad. Experimentamos sensaciones de este tipo cuando nos abrazan fuertemente y con cariño, o nos acarician la espalda. Lo mismo sentíamos en la infancia cuando nuestros padres nos envolvían en mantas: los cobertores suaves y las manos de nuestros padres presionaban suavemente nuestro cuerpo, y nos calmábamos, nos sentíamos bien y ya no queríamos llorar.

Con la presión suave al cuerpo, nuestro cerebro empieza a producir la hormona de la felicidad, serotonina, la cual en la oscuridad se transforma gradualmente en melatonina -la hormona responsable del ciclo de sueño/vigilia-. Una manta pesada es buena porque presiona suavemente cada centímetro de nuestro cuerpo a la vez. Nos relajamos porque recibimos la señal: todo alrededor es seguro y acogedor, es hora de descansar.

Inconvenientes como depresión, ansiedad, agresión exagerada u obsesión también están relacionados con un nivel bajo de serotonina, así que un sueño tranquilo y agradable bajo una manta gruesa puede ayudar en estos casos también. Al mismo tiempo, las mantas pesadas se recomiendan para niños hiperactivos, autistas o con parálisis cerebral.

El peso de la manta depende de tus preferencias personales y tu peso corporal. Por lo general, a los adultos se les recomiendan cobertores con un peso de 6 a 15 kilos. Sí, no es un error. Incluso existen mantas especiales con bolsillos con cremalleras que se usan para rellenar las mantas con un relleno de microesferas especial. Sin embargo, si en lugar de una presión agradable sientes pesadez que te dificulta la respiración, es mejor retirar una parte del relleno. O simplemente comprar una manta común y corriente, moderadamente pesada.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación