Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué algunas personas se enojan cuando están hambrientas?

Este fenómeno se llama "enfado hambriento" y, aunque no lo creas, tiene explicación científica 

Hambre

Por Genial.guru - ¿Te ha ocurrido que entre más hambriento estás más enfadado te sientes?

Si la respuestá es sí, significa que has sufrido un ataque de "enfado hambriento". Se trata de un fenómento que hace que las personas se vuelvan más gruñonas y malhumoradas cuando están hambrientas.

Pero, ¿por qué ocurre eso y por qué solo algunas personas experimentan algo así?

La fisiología del "enfado hambriento"

Todo se trata de los procesos que ocurren dentro de tu cuerpo. Las proteínas, las grasas y los carbohidratos se descomponen en azúcares simples (como la glucosa), en aminoácidos, y acidos grasos libres que ingresan al torrente sanguíneo donde se distribuyen por los órganos y tejidos, proporcionándoles energía.

Mientras más tiempo transcurra desde el momento de la última ingesta de alimentos, menos nutrientes circulan en el torrente sanguíneo. Si el nivel de glucosa en la sangre cae considerablemente tu cerebro lo tomará como una señal de algo que pone en peligro la vida. Como ves, el cerebro humano depende fuertemente del nivel de glucosa para mantenerse activo y funcionar correctamente.

Lo más probable es que hayas notado que cuando estás hambriento las cosas más sencillas se vuelven complejas, te es difícil concentrarte y cometes errores tontos. Ni hablar del cambio en tu estado de ánimo que hace que te ofendas más fácilmente e incluso llegues relacionarte de forma inaporpiada con las personas que amas. ¿Suena familiar? ¿Sabes por qué sucede?

La respuesta es muy sencilla

Cuando el nivel de glucosa en la sangre cae el cerebro envía señales a algunos órganos para que liberen hormonas reguladoras, una de ellas es la "hormona del estrés" o adrenalina, que se segrega igualmente cuando sientes miedo o temes por tu seguridad. Además del golpe de adrenalina puedes experimentar un ataque de ira o agresión.

Naturaleza y crianza.

El hambre y la ira son controlados por los mismos genes. El producto de uno de los genes causa apetito excesivo y actúa sobre los receptores del cerebro haciéndolo actuar más impulsivamente.

Está claro que la crianza y el nivel de cultura tienen un papel muy importante. Todos somos diferentes y por eso no es sorprendente que alguien no pueda contener sus emociones (mucho menos cuando tiene hambre).

¿Cómo luchar contra el "enfado hambriento"?

La forma más sencilla de luchar contra este fenómeno es comer algo antes de sentirte demasiado hambriento (o demasiado enfadado). Aun así, recuerda que el chocolate o las papitas generan un nivel muy elevado de glucosa en la sangre, que además se desvanece rápidamente. Lo único que lograrás será sentirte aún más hambriento, por eso intenta elegir algo más natural y nutritivo que no solo combata el hambre sino que no te haga daño.

La conclusión es la siguiente: antes de hacer algo complicado, come. ¡Buen provecho!

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación