Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

3 pecados que todo hombre debe prevenir en el Día de San Valentín

Que este 14 de febrero no sea el día donde cometes pecados capitales. Aprende cuáles son ¡y evítalos!

3 pecados que todo hombre debe prevenir en el Día de San Valentin

Aunque no queramos, debemos admitir que a muchas mujeres nos emociona el 14 de febrero. Pese a que la vida sea estresante y ocupada, este día ofrece un momento para recordar el romance, el amor, la amistad y sí, la intimidad.

Probablemente este día no sea tan importante para ti, sin embargo, es importante que sepas que para tu esposa sí lo es. Ella buscará verse cerca de ti en este día, sentirse amada y ofrecerte su corazón a cambio.

Ahora, sé bien que como no es tu prioridad, puede que cometas errores este día, unos leves y otros mucho mayores. Sin embargo, existen tres pecados capitales de este día, tales que si los cometes, casi se garantiza dormir en el sillón, el silencio, una pelea y hasta un corazón roto.

A continuación te presento esos terribles pecados, así que lee para prevenir y no lamentar. 

1. La amnesia 
No cabe duda que el peor pecado es el de la amnesia. Es decir, que de plano se te olvide la fecha. Existen muchísimas formas para que no se te olvide celebrar: una nota en el espejo, una alarma en tu celular, una nota en el carro, etcétera. Si se te olvida, atente a las consecuencias.

Y por cierto, otro consejo: si se te olvidó y ella te reclama, no mientas al decirle que no se te olvidó cuando es evidente que es así: esto solo consigue que su rabia se vuelva más grande. 

2. Cuando la higiene y el arreglo son nulos 
Este no es el día para decidir no bañarte después de hacer ejercicio, esperar un beso cuando no te has lavado los dientes o que de plano se te olvide ponerte desodorante. ¿Recuerdas cómo te arreglabas cuando recién se conocieron y salían en citas? Sí, te apuesto que hasta loción te ponías y buscabas afeitarte con cuidado.

En este día planea hacer lo mismo: escoge tu ropa con anticipación, rasúrate, date un baño, lávate bien los dientes y ponte un poco de loción. ¡Te aseguro que a tu esposa le encantará verte tan guapo! 

3. Cuando no tienes gestos románticos 
El último pecado capital es aquel en donde se nota que, aunque recordaste la fecha, no hiciste nada al respecto. Es decir, tu esposa recibió una felicitación verbal de San Valentín y, si le fue bien, un beso y un abrazo. No tienes que ser rico para demostrarle a tu esposa que planeaste algo especial para ella.

No precisas de mucho tiempo para que ella sepa cuánto la aprecias, la valoras y la amas. Piensa en los intereses de tu esposa, sé romántico con ella y sí, consiéntela este día. No seas aquel esposo que comete estos pecados capitales, ya que estos errores son grandes y casi imperdonables en este día.

Si eres propenso a olvidar, toma nota; si tiendes a estar apurado, levántate más temprano para arreglarte bien y si no eres detallista es momento de encontrar el valor de hacer un cambio. Dale a tu esposa un 14 de febrero inolvidable, y no te conviertas en el esposo que, en lugar de apapachar a su esposa, termina durmiéndose en el sillón.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación