Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Para un mejor desempeño escolar, proteja los ojos de sus hijos

Desde que están pequeños tus hijos e hijas es necesario que  un oftalmólogo  realice el  examen optométrico , pues un diagnóstico incorrecto puede llegar a agravar los problemas de su visión.

ctv-xng-file-6e1e188a-ee94-ad40-61cb-808ac9f77fb1

La visión es uno de los sentidos más involucrados en la comunicación y el aprendizaje, por eso hay una relación cercana con el bajo u óptimo rendimiento de los escolares. Para conocer si tus hijos o hijas padecen de alguna alteración en su visión toma en cuenta los siguientes recomendaciones y de manera preventiva acude donde un especialista que le realice un chequeo médico desde el inicio de clases.

Según Napoleón Candray, oftalmólogo, el desarrollo visual es un aprendizaje, así como aprender a caminar; pero en este caso termina hasta los 8 años, etapa clave para realizar un examen y que los problemas no tengan mayor impacto: “todos los niños deberían tener antes de iniciar su etapa escolar un chequeo de la vista, igual que le piden las vacunas... solo así el niño que por alguna circunstancia no vea bien con uno o con dos ojos, se le puede apoyar a que desarrolle su sistema visual, si se pasa de esta edad su visión no será la óptima”.

Sin embargo, a pesar de saber que los trastornos visuales se pueden prevenir con un diagnóstico precoz, datos publicados en 2012 en el Barómetro Mundial de la Salud Ocular reflejaron que menos de un 33% de los encuestados adopta las medidas básicas necesarias para conservar su visión, aunque un 68% de los entrevistados expresa ser consciente de su valor. Esto se contradice, pues solo un 21% se había sometido a revisiones regulares en los últimos cinco años.

En países con mayor desarrollo social y mejor economía, los niños y niñas deben presentar los resultados de su examen visual previo al ingreso a su institución educativa. Dada esta carencia de cultura por la prevención, la labor de las y los profesores es primordial al detectar entre sus alumnos quienes presentan apatía por tomar notas en clases o son muy introvertidos y no participan, estos son signos determinantes de problemas en el niño o adolescente en su visión. 

“Cuando el niño tiene un déficit visual en lo primero que se refleja es en sus dificultades de aprendizaje, es inquieto porque no mira bien, no se puede concentrar porque ve mal y cree que todos ven igual porque es la única forma en la que ha visto, le cuesta captar los términos de aprendizaje, si desde pequeño ya traía un déficit y no se le atendió es un candidato a padecer otras enfermedades de la vista”, asevera Candray.

Los principales problemas en la visión de los escolares, tanto niños como adolescentes, repercute en las características refractivas del ojo que algunas veces ya vienen condicionadas genéticamente, lo que provoca que lleve un aprendizaje más lento. 

Al estar expuestos los niños y adolescentes en un ambiente escolar son los padres de familia quienes no deben dejar pasar mucho tiempo cuando éstos presentan quejas o son los mismos profesores quienes manifiestan haber detectado algunos síntomas en los escolares, sobretodo cuando hay tendencia a padecerlo debido a que sus padres usan lentes.

El especialista agrega que toda actividad debe regularse, con la llegada de la tecnología los niños y adolescentes pasan horas viendo la tableta, celulares o televisión, de manera que sacrifican la visión de cerca. Si bien es cierto ésta no es la causa de los problemas visuales, ayuda a detectarlos; y su mal uso puede agravarlos. 

¿Cómo detectar problemas de visión en los escolares? 

El niño tuerce los ojos hacia afuera.

Se acerca de forma exagerada los juguetes.

Entrecierra ambos párpados o solo uno.

Se frota los ojos de forma repetida.

Ladea la cabeza para leer o para fijar la visión en un punto.

Se queja de dolor de cabeza por la noche o de visión borrosa, sobre todo, cuando está cansado o hay poca luz.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación