Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Blog de turismo

Palenque, un paraíso maya en la selva mexicana

La metrópoli es un Patrimonio de la Humanidad y es descrita como "un logro incomparable del arte maya"

Palenque
Palenque

Chiapas, parte 2. Continuando con la aventura de descubrir Chiapas, les mostraré  cómo llegar a Palenque. Si bien es cierto hay varias maneras de llegar, les mostraré la ruta desde Tuxtla- Gutiérrez. Cada día por la madrugada el parque de la marimba sirve como punto de encuentro de donde sale la mayoría de empresas turísticas con microbuses  hacia el enigmático sitio arqueológico.
Algunas empresas ofrecen el servicio de recoger en el hotel. Para sacarle el máximo provecho a tu dinero te recomiendo cotizar un día antes los diferentes paquetes, ya que los precios cambian con la temporada. En promedio es de $32 e incluye la entrada a todos los lugares que te describiré a continuación.

El recorrido comienza aún cuando el sol no ha salido, un buen tiempo para socializar con la gran cantidad de extranjeros que te acompañarán en la aventura. En aproximadamente una hora de recorrido después de la partida, un hermoso amanecer espera por las tierras altas y frías de San Cristóbal de las Casas, considerado el más mágico de los pueblos mágicos de México.

La capital multicultural de Chiapas, sus casas de madera y su pueblo colonial, se funden con el amanecer frente a la ventana, pinos y encinos, cerros que van y vienen según los caprichos de la niebla, un lugar en el que cualquiera estaría feliz de detenerse,  pero hacerlo significaría no alcanzar el destino final de las Ruinas de Palenque.

En el trayecto verás cosas muy propias del lugar, desde tejidos de lana que protegen del frío hasta negocios de  frutas  y  que, a la vez, venden combustible embotellado por galones, debido a la carencia de gasolineras en la ruta.

Habrá docenas de pueblos autóctonos  que pasarán por tus ojos, como si el tiempo nunca hubiera pasado. Tal vez tu cuerpo quiera dormir, pero tus ojos no querrán parpadear. Adelante hay una parada obligatoria en Ocosingo para estirar un poco las piernas y utilizar los servicios sanitarios. Después  comienza el descenso por curvas llenas de verdes selváticos.

Algunas comunidades autóctonas de la zona hacen bloqueos temporales pero las empresas turísticas pasan sin ningún problema. El Tour comienza con “Las cascadas de agua azul”,  una leyenda de color turquesa.

Se trata de una serie de pequeñas cascadas escalonadas que forman un río de agua azul en su descenso. El terreno calizo de la región le da ese tono único, hay miradores que permiten ver desde diversos ángulos, hay una gran oferta de artesanías de muchos materiales. Hay comida para todos los gustos (obviando los tacos y el pozol); te recomiendo almorzar ahí y no es caro.

A pesar de que las paradisíacas cascadas permitirían darse un chapuzón no habrá suficiente tiempo, así que debes escoger si deseas subir a cada mirador o empaparte en su color turquesa. 

El tour continúa por otra cascada con menor número de turistas pero no con menor esplendor. En la cascada de Misol-Ha se puede apreciar la mariposa Morpho Azul  y otras especies de aves. El tiempo en este lugar es el suficiente como para hacer unas cuantas fotografías y tomar agua de coco con chile. Debes recordar que entre más tiempo demores menos tiempo tendrás en el destino principal. Procura ser puntual en los tiempos que dará el guía.  Así estarás a un paso de la gran metrópoli maya en la selva.

Docenas y docenas de personas que quieren entrar al recinto  han provocado el estallido del comercio,  nada de lo que un salvadoreño deba temer.

Palenque fue una grandiosa urbe maya en pleno auge del periodo clásico ( 600 y 900 d.C) , pero hasta hoy, después del paso del tiempo y de los conquistadores, uno se da cuenta del esplendor mesoamericano.

Sus altas y finas edificaciones hechas en cemento y piedra tallada hacen que uno admire cada detalle y se pregunte: ¿cómo es que lo hicieron? Su arquitectura inspirada en reyes y deidades deslumbran a cualquiera.

Durante su apogeo Palenque fue un centro religioso en expansión, logrando casi 40 kilómetros cuadrados, pero solo cerca de un kilómetro ha sido excavado y ese kilómetro no da abasto. La torre de 4 lados, el templo del sol, la tumba de Pakal o la plaza central, todo en Palenque es fascinante más aún con su entorno selvático y sus construcciones intrincadas que cautivan a quienes lo visitan por primera o por varias veces. 

Para mí la experiencia en aquel lugar se quedó muy corta,  porque cierra a las 5:00 de la tarde y en total la visita en el recinto duró hora y media aproximadamente. Fue como leer solo la introducción de todo un libro y el lugar amerita más tiempo para ser descubierto.

Hay más legado maya por aquella zona y muchas maravillas naturales por ser descubiertas. Este destino solo aumentará  tu deseo por viajar y explorar. Para mí, este viaje por Chiapas dejó un  recuerdo imborrable en mis anécdotas, un destino el cual recomiendo descubrir. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación