Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niño ciego construye robots y molinos solares

Tiene 10 años, fue afectado por retinoblastoma, un cáncer de retina que, pese a que lo ha dejado ciego, no ha sido impedimento

Niño ciego construye robots

El tener apenas 10 años y ser ciego no ha supuesto ningún impedimento para que el uruguayo Johan Pauluk haya aprendido en nueve meses a construir robots y conseguido crear piezas como autos y molinos en miniatura que giran con luz solar, gracias al incentivo de sus padres.

Unos planes de robótica impulsados por el Gobierno de Uruguay también han sido parte de la formación que ha tenido el menor, quien tiene en el departamento uruguayo de Río Negro (oeste) su base de operaciones.

En conversación con Efe, la madre del niño, Yenny Wince, expresó que su hijo al momento de nacer le fue detectado un retinoblastoma, que es un cáncer de la retina que se presenta mayormente en niños menores de quince años.

"Al año y medio perdió la visión del ojo izquierdo y a los cuatro el derecho y quedo totalmente ciego", dijo.

Ante este hecho, ambos padres decidieron darle "calidad de vida" y lo llevaron a la Fundación Braille de Uruguay, en Montevideo, en donde aprendió todo lo relacionado con este método de lectura para personas ciegas.

Apoyo del gobierno


Asimismo, Wince comentó que contaron con un "gran apoyo" del Consejo Directivo Central, órgano dependiente de la Administración Nacional de Educación Pública, que enviaba funcionarias dos días a la semana a brindarle conocimientos al niño.

"Él juega a las cartas, que son hechas con braille, también al dominó. Se divierte a la par con niños videntes. Eso es fruto de nuestro trabajo", opinó.

En marzo de este año, Pauluk inició sus estudios de quinto grado en una escuela pública en el departamento de Paysandú (oeste), a dos horas de su hogar y que trabaja con niños ciegos y que ofrece el reconocido Plan Ceibal, que entre otros aspectos, garantiza la entrega de una computadora portátil por niño en edad escolar para su educación.

Esta fue una iniciativa que comenzó a aplicarse en el primer mandato del presidente Tabaré Vázquez (2005-2010).

De esta forma, con la ayuda de maestros y a través del mencionado plan, se realizó un proyecto de robótica para niños del que Pauluk pronto empezó a sentirse interesado.

Es así que en la actualidad el pequeño ha logrado construir piezas como autos y molinos a escala que giran con luz solar que ha ensamblado mediante el proceso de memorización y asignación de nombres específicos a cada pieza.

"Le gustan las tecnologías e innovación y se siente cómodo con todo lo que puede lograr hacer. Este año esta en el cuadro de honor de la escuela", resaltó orgullosa la madre.

Diariamente el pequeño viaja solo en autobús durante las dos horas de trayecto entre su casa y su escuela y en Paysandú es recibido por una amiga de la familia, que lo lleva al centro educativo y posteriormente lo busca y envía de vuelta a casa.

Su madre reconoce que su falta de visión no detuvo al menor de sus dos hijos y que por el contrario es un niño de un carácter que lo motiva a ir logrando lo que se propone.

De la misma forma, Wince, quien añadió que la satisfacción la sienten al ver cada logro obtenido por el pequeño, enfatizó en que los éxitos de su hijo se deben a que lograron cambiar su forma de pensar y siempre buscaron la integración del niño.

"Le gusta andar en bicicleta, en casa tenemos un espacio adaptado para que pueda hacerlo. También practica mucho con la computadora y hace muchos ejercicios. Nos fuimos acostumbrando, es un chico muy capaz y estudia", puntualizó.

El pequeño constructor desea continuar en el camino de la robótica aunque su madre matizó que se siente atraído por la programación informática. EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación