Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud

Mujer sedentaria con riesgo de cáncer de mama

Las mujeres que no realizan ningún tipo de actividad física tienen el doble de riesgo de padecer cáncer de mama. 

Actividad física ayuda a combatir cáncer de mama

El efecto protector del ejercicio físico contra el cáncer de mama no diferenciaba especialmente a las mujeres en estado premenopáusico y menopáusico. | Foto por Archivo

Esta es la principal conclusión del trabajo “Ejercicio físico y cáncer de mama en mujeres españolas” que forma parte del estudio epidemiológico Epi-Geicam, puesto en marcha por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), y que analiza los distintos factores de riesgo ante el cáncer de mama, como los estilos de vida, condiciones reproductivas o variantes genéticas.

El trabajo sobre el ejercicio físico como barrera frente al cáncer de mama fue presentado en el XV Congreso de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), celebrado recientemente en Madrid, a cargo de la epidemióloga Marina Pollán, del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III.

La muestra consistió en 1.017 mujeres recién diagnosticadas de cáncer de mama en 23 hospitales españoles, emparejadas por edad y región de residencia con otras 1.017 mujeres sanas. Un total de 703 parejas completaron un exhaustivo cuestionario sobre la práctica de ejercicio físico en el tiempo libre.

Se evaluó el grado de adherencia a las recomendaciones internacionales, como las del Instituto Americano de Investigación del Cáncer: andar a paso ligero al menos 30 minutos al día y su asociación con el cáncer de mama, tanto global, como estado menstrual y subtipo patológico.

Así, se clasificó a las mujeres en sedentarias, aquellas que no hacen ningún tipo de ejercicio; en activas con una media de menos de 30 minutos de ejercicio al día; y activas que practican 30 o más minutos de actividad física diaria, explicó Marina Pollán.

“Lo que observamos -señaló la epidemióloga- es que las mujeres sedentarias tienen un riesgo de 1,7 veces de padecer cáncer de mama, casi el doble, que aquellas que superan los 30 minutos de ejercicio”.

Igualmente se comprobó que el efecto protector del ejercicio físico contra el cáncer de mama no diferenciaba especialmente a las mujeres en estado premenopáusico y menopáusico.

La conclusión de este estudio refleja que los beneficios del ejercicio físico se aprecian en todos los subtipos patológicos de cáncer de mama justificando la necesidad de insistir en las recomendaciones de ejercicio físico, al menos 30 minutos al día. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación