Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muchas personas ignoran síntomas cardiacos

Un nuevo estudio indica que muchas personas pudieran ignorar indicios con el potencial de salvar la vida horas, días e incluso semanas antes de sufrirlos.

ctv-k4c-corazn

Los paros cardiorrespiratorios cobran unas 350.000 vidas al año en Estados Unidos. No es un ataque cardiaco, sino algo peor: el corazón deja de latir abruptamente, con su actividad eléctrica fuera de ritmo. La reanimación cardiopulmonar (RCP) puede ayudar a ganar algún tiempo, pero tan pocos pacientes sobreviven que ha sido difícil determinar si la vieja sospecha médica de que es algo que sucede con ninguna o muy poca advertencia es correcta.

Un inusual estudio que ha seguido minuciosamente los casos de paro cardiorrespiratorio repentino en Portland, Oregon, por más de un decenio evadió ese obstáculo usando entrevistas con testigos, familiares y amigos tras el desplome de pacientes y rastreando sus historiales médicos.
Aproximadamente la mitad de los pacientes de edad mediana para quienes se pudo encontrar información sobre síntomas habían experimentado indicios de alerta, mayormente dolores en el pecho y falta de aire, en el mes antes de sufrir el paro, dijeron los autores del estudio el lunes. 

El estudio ofrece la posibilidad de prevenir un día algunos paros cardiorrespiratorios si los médicos pueden dilucidar cómo detectar y tratar a las personas de mayor riesgo. 

“Para cuando se hace la llamada a los servicios de emergencia, es demasiado tarde para al menos 90% de las personas”, dijo el doctor Sumeet Chugh del Instituto Cardiaco Cedars-Sinai en Los Angeles, quien encabezó el estudio reportado en la revista Annals of Internal Medicine. 

Algo muy importante: una fracción de los pacientes consideraron sus síntomas lo suficientemente severos como para llamar a los servicios de emergencia antes de desplomarse y esos fueron los que tuvieron más probabilidades de sobrevivir.

Es un recordatorio para el público de que no debe ignorar indicios de problemas cardiacos con esperanzas de que se trate de una simple indigestión, dijo el especialista de medicina de emergencias de la Universidad de Pittsburgh doctor Clifton Callaway, que no participó en el estudio publicado el lunes, pero lo elogió.

"Dolores en el pecho, falta de aire, esas son las cosas que deberí­an llevarte en medio de la noche a la sala de emergencias", dijo Callaway, que dirige el comité de cuidados de emergencia en la Asociación Cardiaca de Estados Unidos. "Recomendamos seriamente no quedarse en casa a esperar" a que pasen los síntomas, dijo.

Un historial de ataques cardiacos, enfermedades coronarias y ciertos padecimientos hereditarios que afectan el latir del corazón pueden incrementar los riesgos de un paro cardiorrespiratorio repentino. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación