Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

3 motivos para no cargar demasiado tus maletas para las vacaciones

¿Estás preparándote para tus próximas vacaciones? Aquí tienes tres razones por las cuales vale la pena no cargar mucho el equipaje

3 motivos para no cargar demasiado tus maletas para las vacaciones

“Aquel que quiere viajar feliz, debe viajar ligero”. Estas sabias palabras de Antoine de Saint-Exupéry son todavía más ciertas hoy, en una época en la que la industria turística muchas veces trata de explotar a los viajeros llenos de equipaje cobrándoles tasas extras por las maletas que pasan por el check-in en los vuelos. 

Para los que viajan con frecuencia, empacar demasiadas cosas es uno de los pecados capitales. He aquí tres motivos por los que vale la pena no hacerlo. 

1. Ahorras dinero 
Las aerolíneas suelen agregar costos cuando el equipaje que pasa por el check-in excede el límite de peso y ahora muchas de ellas les cobran a los pasajeros por cualquier equipaje que registren.

Llevar un pequeño bolso de mano te permite ahorrar dinero de varias maneras. No tienes que pagar las tasas de check-in, ni dar propinas para que lleven tu equipaje hasta el hotel, y tampoco tienes tanto espacio para comprarte una montaña de suvenires extras.

Llevarte sólo un bolso de mano te obliga a empacar sólo lo que necesitas para tus vacaciones. 

2. Es más seguro 
Cuanto menos equipaje tengas que vigilar, menos chances hay de que tus pertenencias se rompan, se pierdan o sean robadas. Mantén las cosas sencillas. Viajar ligero genera menos estrés y ayuda a reducir parte del embrollo de viajar.

Tendrás más control y llamarás menos la atención de los carteristas si tienes menos maletas. 

3. Hace que viajar sea más fácil y disfrutable 
Puedes ser mucho más flexible y moverte con más facilidad si empacas pocas cosas. Tener menos cosas significa que tienes muchas más opciones para elegir adónde ir y qué hacer. No tienes que esperar para recoger tu equipaje al llegar a algún lado ni esperar a que lo carguen en un taxi.

En vez de eso, simplemente puedes salir del avión o el tren y comenzar tus vacaciones. Si puedes llevar todo contigo, puedes ver más cosas, elegir flexiblemente los lugares donde te quedas y no abrumarte. Si llevas poco equipaje, puedes vigilar mejor tus cosas y no tienes que andar preocupándote constantemente por dónde está todo.

Además, tampoco tienes que soportar el embrollo y la incomodidad física de arrastrar maletas enormes por aeropuertos y estaciones de tren. La próxima vez que hagas las maletas para salir de vacaciones, piensa en simplificar, simplificar y simplificar. Viajar es mucho mejor cuando puedes concentrarte en el lugar en el que te encuentras en vez de todo tu equipaje.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación