Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud

Mitos sobre el uso de insulina

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que la insulina la utilizan las personas que están muy graves? Esto es completamente falso. La insulina es de vital importancia para el tratamiento de personas con diabetes. 

ctv-jx1-insulina

La terapia con insulina es el tratamiento más poderoso disponible contra la diabetes. A pesar de esto, muchas personas siguen renuentes a su uso. Lamentablemente, esto es una de las grandes barreras para realizarse el tratamiento que requieren.

La mayoría de las razones por las cuales las personas no quieren utilizar insulina es por los mitos y creencias populares. 

La diabetes es una enfermedad que viene de familia, muchas de las personas dejan su terapia con insulina porque les recuerda a un familiar que desarrolló problemas de salud graves mientras se encontraba bajo tratamiento de insulina. 

“Es probable que la mayoría de los problemas que experimentaron no fueran los efectos secundarios de la terapia con insulina, sino síntomas de diabetes sin tratar”, menciona el doctor Leonel Rivera, internista y endocrinólogo.

Además, explica que “si le recetaron insulina, es importante que le exprese cualquier inquietud que tenga a su equipo médico. Podría tener algún temor de cómo podría afectar en su salud y en su vida, sin embargo, la mayoría de estos temores tienen raíz en mitos, los cuales pueden romperse”.  

Rivera sostiene que los mitos del uso de tratamientos con insulina se deben a que antes no se tenían claro las metas de tratamiento. 
El objetivo de usar insulina es lograr el control de glucosa en sangre cuando no lo ha logrado con dieta, ejercicio y medicamentos orales, en cuanto más temprano se tome la decisión de prescribir insulina, mejor. 

“En caso de no hacerlo , es cuando el paciente pasa varios años con glucosa alta y como no se siente nada, no se hace nada, no se cambia, no se actúa, se acepta la insulina hasta cuando el paciente se ve muy mal, es entonces cuando ya no se pueden evitar las complicaciones antes apuntadas”, dice Rivera.

Algunos de los mitos más frecuentes son:

1. “La insulina se utiliza cuando ya estoy muy mal”. En la actualidad se entiende que entre más temprano el paciente utilice insulina, tendrá mejor pronóstico.

2. “La insulina puede provocar ceguera”. Es cierto que al usar insulina sus niveles de glucosa mejorarán mucho, entonces ocurren cambios dentro del ojo que pueden producir visión borrosa durante unos pocos días, lo cual desaparece espontáneamente.

3. “La inyección de insulina duele mucho”. Se aplica con una jeringa especial que tiene una aguja muy corta y delgada lo que disminuye el dolor. 

4.“No puedo usar insulina, porque no puedo inyectarme o me la pondré mal”. En la actualidad los aplicadores de insulina en forma de lapicero permiten administrarla de manera práctica, fácil y segura.

5. “La terapia con insulina puede causar graves problemas de salud”. No es la terapia con insulina, sino la diabetes sin tratar lo que lleva a tener complicaciones en la salud.

6. Si a usted se le recetó insulina, lo más pronto que la tome es menos probable que experimente complicaciones a largo plazo que han sido relacionadas con la diabetes. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación