Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

15 maneras de ser una persona más eficaz y agradable

¿Sabes cómo ser una persona agradable? Todos podemos desarrollar esta cualidad que tanto enriquece las relaciones interpersonales y que te ayudará en el plano laboral

15 maneras de ser una persona más eficaz y agradable

Aleshka se sentó con prisa, su rostro brillaba al mismo tiempo que dos hoyuelos se dibujaban simpáticamente en sus mejillas. ¡Me eligieron!, repetía una y otra vez.

Ella tiene una mancha de nacimiento que cubre la mitad izquierda de su rostro, motivo por el cual siempre se ha sentido discriminada. Es una estudiante universitaria con excelentes calificaciones y habla tres idiomas.

Para evitar el contacto con la gente, a los dieciocho años empezó a trabajar limpiando oficinas en horarios nocturnos. Hace menos de un año llegó a consulta pidiendo ayuda para enfrentar el duelo de sus padres, que fallecieron en un accidente de tránsito.

Cuando estuvo lista, la desafié a cambiar de trabajo y presentarse a concursos, vinculados con sus estudios pero, sobre todo, en horarios a plena luz del día. Ella se presentó a un nuevo empleo acorde a sus estudios y talentos, pero no creyó que iba a ser seleccionada, debido a su rostro.

Pero su nueva empleadora la seleccionó remarcando que “su forma agradable de ser, resaltó por encima de cualquier otra característica”. Es decir que, como tantas veces, el aspecto físico es sobrevalorado ¿Sabes tú cómo ser una persona agradable? 

1. Sé auténtica 
No trates de ser otra persona, sé tú misma. A la mayoría de las personas les agrada estar con alguien que es tal cual se muestra, con su propio estilo de ser, sin fingir quien no es. 

2. Sé cortés 
La cortesía es una cualidad que no pasa de moda, si puedes hacer algo por alguien hazlo. Una flor en el escritorio de una compañera que está pasando por un momento de tristeza, una golosina para quien está de cumpleaños, dejar la puerta abierta para que alguien entre, son detalles muy valorados. 

3. No hagas juicios 
Trata de ponerte en el lugar del otro, mira con sus ojos y no te mezcles en rumores. Recuerda que si comienzas a emitir juicios sobre los demás, poco a poco las personas de tu entorno irán perdiendo tu confianza. 

4. Vive la regla de oro 
Que dice que debes tratar a los demás como te gustaría ser tratada. Si deseas que te valoren, valora, si quieres ser amada, ama, si no quieres que te critiquen no lo hagas tú. Imagina si todo el mundo la viviera, ¿por qué no empiezas tú a vivirla? 

5. Di por favor y gracias 
Éstas son palabras mágicas, que endulzan la vida y demuestran lo agradable que eres, pero que a menudo se pasan por alto. Cuando quieras algo di por favor. Cuando alguien haga algo bueno por ti, agradece. 

6. Sonríe 
La sonrisa tiene un efecto doble: por un lado eleva tu estado de ánimo y, por otro, enriquece la vida de quien la recibe. Las sonrisas poseen un efecto maravilloso en quienes pasan por tiempos difíciles, aunque no lo creas, puedes sanar un corazón herido con un simple gesto.

7. Ofrece disculpas 
Decir lo siento cuando pisas a alguien sin querer, cuando cometes un error o contestas de mala manera, es una de las formas más sencillas de demostrar que reconoces tus errores y que valoras a la otra persona. 

8. Escucha 
Ésta es una de las formas más sencillas de demostrar que eres una persona agradable; no imaginas la necesidad que tienen muchas personas de ser escuchadas. Escuchar a los demás es una manera de decirles que te interesan y que genuinamente quieres ayudarles. 

9. Elogia 
Los elogios son regalos inesperados que pueden causar un efecto maravilloso en los demás. Cuando dices un elogio sincero estás demostrando que sabes apreciar lo bueno que hay en los demás.

10. Sé honesta
Las mentiras no llevan a ninguna parte, la honestidad es un reflejo de tu alma y de tus valores. 

11. Recuerda los nombres 
El nombre de una persona es su identidad y conversar con alguien que lo utilice es sentirse reconocido: “Hola Laura cómo estás” produce un efecto placentero que estrecha los lazos. 

12. Establece contacto visual, ¡deja el celular de lado! 
Es muy desagradable conversar con alguien que no te tiene en cuenta, de modo que para ser agradable tienes que prestar atención y seguir la conversación mirando a la otra persona.

13. No olvides usar el contacto físico 
Un roce en el hombro, un abrazo cálido, un beso en las mejillas son conexiones de espíritu a espíritu que irradian amor y comprensión. 

14. Recuerda las fechas 
Es una de las formas de demostrar que aprecias a las otras personas: recuerda sus cumpleaños, su fecha de graduación, el día que cumplen sus hijos. 

15. Cumple tus promesas 
Las personas agradables cumplen sus compromisos, si por alguna causa no puedes hacerlo, avisa con tiempo para acordar una nueva fecha o ajustar los cambios que sean necesarios.

Ser una persona agradable no es solamente patrimonio de algunas personas, todos podemos desarrollar esta cualidad que tanto enriquece las relaciones interpersonales y abre puertas en la socialización y en el plano laboral.

 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación