Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

22 maneras de hacer todo más rápido

Conoce los métodos más efectivos para aumentar la productividad en el trabajo y planear el día

Hacer todo más rápido

Por Genial.guru - A casi todos nosotros nos hace falta tiempo o energía para hacer todo lo que teníamos planeado para el día. Por fortuna existe un buen número de técnicas y métodos para aumentar la productividad en el trabajo.

Hemos reunido algunas de las maneras más efectivas y comprobadas para planear el día.

1. Define qué es lo realmente importante. De lo contrario el 80% de lo que harás durante el día no tendrá un resultado perceptible.

2. Dormir bien, comer bien y hacer ejercicio te ayudarán a mantenerte en forma física y mental, eso es importantísimo para cumplir las metas que te propongas.

3. La regla de los 2 minutos. Si puedes hacer algo durante dos minutos, por ejemplo, responder un correo electrónico u ordenar tu lugar de trabajo ¡hazlo ahora mismo! Si lo dejas para después entonces esa misma actividad te quitará mucho más de 2 minutos o podrías acabar no haciéndola.

4. La regla de los 5 minutos. Una excelente manera para luchar contra las tareas difíciles y aburridas. No te pongas la meta de resolverlo aquí y ahora, solo dedícale 5 minutos durante el día. Es posible que en algún momento uses más de 5 minutos, pero eso querrá decir que ya lo habrás asimilado bien y esta tarea no es más un problema.

5. La ley del éxito de Seinfeld. Si quieres ser el mejor en algo, hazlo cada día. Sin importar si se trata de un día feriado, un fin de semana o bien el día del Juicio Final. No hay excusas.

6. Incorpora buenas costumbres con la regla de los 5 minutos. Te ayudará a adquirir más rápido las costumbres que deseas tener. ¡En realidad funciona!

7. ¡Tu memoria no es un disco duro! Escribe lo más importante sin importar dónde: en un cuaderno, un bloc de notas, un diario, el celular. Lo importante es escribirlo, así habrá menos posibilidades de que lo olvides, aunque no vuelvas a ver ese papel.

8. Usa la cantidad de herramientas que te sea necesaria. En el mundo moderno existen muchos programas y elementos que están hechos para facilitar el proceso laboral (y todo en general). Elige el que mejor te convenga, incluso si se tratase de una hoja y un lápiz. Cada uno tiene sus propias necesidades.

9. La rutina no solo mata el amor, también mata el trabajo. Para no caer en sus garras necesitas disciplina. Empieza cada día planeando lo que quieres hacer. Eso te ayudará a mantenerte en "buena forma mental" durante el día. Jerarquiza las prioridades, eliminar las tareas innecesarias y haz lo que realmente es importante.

10. Técnica de planeación efectiva del tiempo. Fíjate un límite de tiempo para cumplir una tarea, pueden ser 25 minutos. Durante ese tiempo no te distraigas con nada. Toma un corto descanso de 5 minutos y continúa el trabajo. Luego de 4 sesiones de trabajo de 25 minutos descansa durante 15 o 30 minutos más.

11. Usa audífonos. No es obligatorio que escuches música, pero será una señal para que otras personas entiendan que no es buen momento de interrumpirte sin necesidad.

12. Deja de revisar tu buzón de correo electrónico. No vale la pena empezar el día leyendo el correo ni tampoco terminarlo de esa manera. Define una cantidad óptima de veces para hacerlo. Por ejemplo a las 11:00 a.m., 2:00 p.m. y 5:00 p.m. Recuerda que tu buzón de correo electrónico no es una lista de tareas. Intenta descongestionarlo borrando lo que es innecesario y clasificando lo que sí lo es en carpetas. No mezcles tu correo laboral con el personal.

13. Lo mismo en cuanto a las llamadas telefónicas. No vale la pena estar disponible a toda hora. Pon el teléfono en el modo de silencio. Si alguien necesita algo importante te llamará otra vez y los demás no podrán molestarte.

14. Haz todas las tareas pequeñas de una sola vez. Tareas como revisar el buzón de correo electrónico, hablar por teléfono, verificar las redes sociales.

15. La regla de las 3 tareas más importantes. Empieza el día haciendo lo que consideres más importante.

16. Tu fuerza de voluntad no es ilimitada. Intenta resolver los asuntos importantes en la mañana. Deja para la tarde las tareas que no requieren de apelar a la fuerza de voluntad.

17. Lo más importante. Pregúntate qué es lo más importante que puedes hacer aquí y ahora. Luego usa el consejo número 4.

18. No vale la pena desperdiciar el tiempo intentando llegar a la perfección absoluta.Hacer que "todo brille" requiere de mucho esfuerzo. Es mejor hacer bien las cosas, pero no exagerar.

19. La presión hace milagros. El temor a un castigo o el afán de obtener una recompensa son en realidad buenas formas de estimular la productividad en el trabajo cuando el tiempo es limitado. Aún así, no hay que dejar todo para último momento.

20. Planea también tu descanso. Algo de descanso no le molesta a nadie. Luego de finalizar una actividad estresante y difícil, haz algo diferente. Las ideas vienen cuando hay variedad.

21. No temas decir "no". Si ya has decidido y planificado lo que quieres hacer evita cambiar el curso de tu día si el cambio no vale la pena.

22. Dedicarse tiempo a sí mismo. Sin hacer nada en específico, solo para relajarte y disfrutar de la actividad que más te apetezca (que no sea dormir). Dormir está muy bien, pero es una actividad inconsciente, por eso es mejor dedicarle tiempo a algo que disfrutes y que puedas hacer con los ojos abiertos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación