Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Luna de miel en El Salvador

Lucila, que es brasileña, y Esteban, que es argentino, se casaron en Buenos Aires. Y empezaron su viaje de bodas en nuestro país. Bajarán por tierra hasta Bolivia. 

Esteban y Lucila.
Esteban y Lucila en El Salvador. 

Son pocos los que pueden darse el lujo de tener una luna de miel de cuatros meses. Dentro de ese selecto grupo de privilegiados hay que poner a la pareja integrada por Lucila Runnacles, brasileña, y Esteban Mazzoncini, argentino. Se casaron hace unas semanas en Buenos Aires e iniciaron su extenso viaje de bodas en El Salvador. Sí, nuestro El Salvador como punto de partida y Bolivia, unos 120 días después, como destino final.

¿Por qué aquí? Esteban, que es periodista, fotógrafo y bloguero, toma la palabra: “Ambos hemos viajado mucho y buscábamos un lugar para empezar que ninguno de los dos conociera. No podía ser México, tampoco Guatemala… Así que nos decidimos por el El Salvador”. No se equivocaron. A pesar de que los recibió un calor sofocante al llegar al aeropuerto y un sismo bastante fuerte a las 5:44 de la mañana siguiente los sacó de la cama, la impresión sobre el país no pudo ser mejor.  

“Nos encantó todo, pero principalmente la gente, lo amable que es, lo servicial. Y, por supuesto, las pupusas, especialmente las de loroco. Nos gustó mucho Suchitoto, también La Ruta de las Flores”, dice Lucila en un español perfecto.

La joven brasileña, también es periodista y bloguera, y ha trabajado como corresponsal de la agencia EFE en varios países de Europa y África. El Salvador, cree, es su país número 40.

Esteban, que lleva la cuenta de sus países visitados, lo dice con autoridad: “El Salvador es el número 85 que conozco. Eso porque vengo de un viaje de ocho meses por Asia donde estuve en 30 países, desde lugares como Mongolia hasta Kirguistán”. El argentino, que luce orgulloso la camisa de su selección de fútbol, quedó impresionado del Pulgarcito de América. “El Salvador entra hoy en mi selecto grupo de los top 5 de los 85 países visitados hasta el momento”, escribió en su blog. 

“Si alguien me hubiera dicho que en El Salvador la gente era tan pero tan copada, que hay paisajes increíbles con volcanes, ruinas mayas, playas, lagunas con agua verde esmeralda y una hospitalidad que desborda en cada paso que das, hubiera visitado este destino hace rato”, posteó Esteban en su Facebook.

A pesar de tener muchas cosas en común, Esteban y Lucila se conocieron hace menos de dos años, en una reunión en Buenos Aires de blogueros de viaje. “Yo había estado en Siria, escribí sobre esa experiencia y alguien que lo leyó me invitó. Ahí nos conocimos”, explica él.

Lucila, que también lleva la bandera de su país en la camisa, también quedó maravillada de El Salvador, sobre todo porque todos los recorridos los hicieron en bus, compartiendo con la gente y hablando con ella. “Personas muy dulces que nos hicieron sentir muy bien”, agregó ella antes de seguir rumbo sur en esta particular luna de miel. Mejor publicidad turística para el país, imposible. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación