Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los Heraldos del Evangelio le cantaron a la Navidad

La congregación despertó esta noche el espíritu de la Navidad con un repertorio de reconocidos villancicos. 

pastorela

“Ave María Purísima”, pronunció el maestro de ceremonia para llamar la atención de los cientos de asistentes, quienes respondieron al unísono “Ruega por nosotros”.

Pocos minutos después, el telón del teatro improvisado en uno de los más grandes salones del Hotel Crowne Plaza se abrió para presentar la obra “El Niño del Tambor”.

La historia se desarrolla en el desierto árabe, donde un niño vive solo con su padre, luego de que su madre muriera tras la mordedura de una serpiente venenosa.

Su padre era un pobre hombre que se dedicaba a proveer de agua a los transeúntes del lugar, por lo que no tenía suficientes recursos para obsequiarle juguetes a su hijo.

Conociendo la tristeza del niño, el padre hizo con sus propias manos un tambor y se lo regaló.

Niños y adultos estuvieron inmersos en la obra y cuando apareció sobre el teatro la Estrella de Belén, anunciando el nacimiento del Mesías, el público fue sorprendido por los Reyes Magos caminando a un costado de él para subir al escenario.

“El tamborilero”, según cuenta la historia, se unió a la caravana de los reyes y sus súbditos para ir a adorar al Rey de Reyes, el Niño Jesús.
Siendo pobre, el pequeño pensó que, aunque no tenía ninguna riqueza material que ofrecer, el mejor regalo que podía ofrecerle era la música de su tambor.

Con ese mensaje, Los Heraldos del Evangelio dieron inicio esta noche a la séptima edición de su tradicional concierto navideño.

“Tenemos que identificarnos con este niño inocente, quien se entera de que ha nacido Dios y quiere llevarle un presente. En el camino tuvo dificultades, el calor y el frío del desierto, pero las fue superando porque tenía un objetivo: adorar al niño Dios”, explicó el maestro de ceremonia, padre Gonzalo Raymundo.

El coro cantó en italiano, alemán y francés, pero cuando cantó en español pequeños y grandes en el auditorio lo acompañaron con las melodías de los villancicos “Campana sobre Campana”, “Los Peces en el Río” y “El Tamborilero”, entre otros cánticos.

La obra de Los Heraldos del Evangelio, una asociación privada internacional, inició en la década de 1950. En El Salvador en 1999. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación