Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las mamás más estresadas son...

Las madres con hijos de 12 a 15 años de edad fueron las más solitarias y vacías, y sentían el nivel más bajo de satisfacción, reveló el estudio

Las mamás más estresadas son...

El período entre los 12 y los 15 años puede resultar una época difícil para los estudiantes. Y más difícil aún para sus madres. Un nuevo trabajo de investigación realizado en la Arizona State University comprobó que las mamás estadounidenses tienen un nivel más alto de estrés cuando sus hijos tienen entre 12 y 15 años.

Esto se contrapone a la idea de que las mamás se estresan después de dar a luz o durante los años de la escuela preparatoria de sus hijos adolescentes. “Me sorprendió un poco ver que aparentemente la pre-adolescencia es la nueva adolescencia”, dijo a CNN Suniya Luthar, una de las autoras del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los científicos analizaron más de 2.000 encuestas de mamás estadounidenses con formación y compararon los resultados con la manera en que los padres con un hijo clasificaban cómo se sentían con respecto a su vida.

En la mayoría de los casos, las madres con hijos de 12 a 15 años de edad fueron las más estresadas, solitarias y vacías, y sentían el nivel más bajo de satisfacción, dijo el estudio. Por su parte, las madres con bebés o hijos que ya eran adultos fueron las más felices.

Las madres se estresan durante este período de la vida de sus hijos en razón de que sus hijos adolescentes experimentan todo el tiempo sus propias tensiones, probablemente causadas por un aumento de las “hormonas furiosas” y de cambios físicos corporales.

Los adolescentes también enfrentan la presión de sus pares en materia de consumo de drogas y alcohol, lo cual puede enfrentarlos a sus padres, un hecho que deriva en discusiones en familia y que estresa aún más a las mamás. Algunas enumeraron este tema entre los problemas más importantes para las familias en este momento.

Las mamás de hijos en este rango etario también se estresan porque éstos experimentan todos estos cambios sumamente rápido, dijeron expertos a CNN. Los niños se vuelven adolescentes aparentemente de la noche a la mañana en tanto los padres ven pasar a su hijo de “disfrutar los mimos” a “no soportar ni siquiera mi presencia cerca”, dijo Cynthia Tobias, escritora y experta en crianza de los hijos, a CNN.

“Vemos a esa persona que está físicamente casi madura pero no del todo, diciendo en un momento: ‘Déjame en paz. Tengo que resolver esto. Déjame hacerlo a mi manera’ o ‘No me hagas preguntas’, etcétera, y por otro lado están destrozados llorando y buscando consuelo como un niño”, dijo Luthar a CNN.

“Pueden llorar como los niños que eran antes pero poder consolarlos realmente ya no es tan fácil”. Criar hijos de esta edad puede resultar agotador para los padres, sobre todo porque –al menos según los expertos- criar a un adolescente joven es como criar a un bebé.

No obstante, hay una serie de estrategias que los padres pueden utilizar para criar a un hijo en forma saludable y reducir al mismo tiempo su propio estrés.

Todo es parte de entender el estilo de vida y los hábitos del joven de 12 a 15 años. Nancy Darling, Ph.D., escribió en Psychology Today que los estudiantes secundarios experimentan tantos cambios físicos y sociales que están cansados y con hambre, dos problemas a los cuales los padres deben estar atentos ya que ese cansancio y ese hambre pueden llevar a estos jóvenes a ser maniáticos o estar disgustados.

“Los estudiantes de 12 a 15 años suelen vivir en un estado de privación crónica del sueño”, dijo. “Al igual que los bebés, cuando los adolescentes están cansados y hambrientos, se vuelven maniáticos”.

Para ayudar a que su hijo adolescente crezca en forma saludable, los padres deben darles alimentos saludables siempre que sea posible para que no se atiborren de Cheetos o cremas heladas.

Darling también sugiere que los padres compartan comidas con sus hijos para poder hablar de los problemas que éstos experimentan además de ayudarlos a comer más sano.

Los padres también pueden alentar a sus hijos adolescentes a no dormir todo el día los fines de semana, ya que eso los cansará más y continuará alterando su horario de sueño, escribió Darling.

Las lecciones no terminan ahí. A esta edad, los jóvenes experimentan numerosas fases de transición de modo que pueden necesitar consejo en una serie de temáticas. Hay varias carteleras de Pinterest que pueden ayudar a que los padres enseñen a sus hijos lecciones valiosas, aliviando parte de la tensión en la casa y reduciendo las tensiones para estas mamás.

“Si los dejan librados a sus propios recursos, los estudiantes de 12 a 15 años se atiborran alegremente de refrigerios, se quedan despiertos hasta medianoche, hay que arrastrarlos de la cama a la mañana y le gritan a sus padres a la hora de cenar”, escribió. “Pero eso no significa que deban permitírselo. Y toda la familia estará más feliz si no los dejan”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación