Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

10 juegos que convierten el viaje de un niño en un mundo de diversión

Con estos juegos los niños no tendrán tiempo para aburrirse, por muy largo que sea el viaje

Juegos para niños

Genial.guru garantiza que estos juegos cortos para pensar no dejan tiempo para el aburrimiento, ni para ti ni para tu pequeño, juntos en la carretera, por muy largo que sea el viaje. Guárdalos siempre contigo, no los pierdas.

1. El juego "Al revés"

Al viajar en un auto o volar en un avión, juega con tu hijo este juego. Toma una palabra y pídele decirla al revés. Por ejemplo, la palabra «nube» será «ebun». A los niños, este juego les parecerá muy gracioso. Para más adultos, puedes cifrar de la misma manera toda una frase. Por ejemplo, "Arim al ebun". El niño tendrá que esforzar su mente para entender estas palabras y frases propias de ser vistas en un espejo.

2. Una letra, muchas palabras

Nombra por turnos algunos sustantivos que empiecen por una letra que elijas en particular. Quien no encuentre o no le queden palabras, pierde.

3. El juego "Comeletras"

En este juego debes crear frases en las que todas las palabras que conforman la oración empiecen por la misma letra. Por ejemplo, con la palabra "Mamá", con la cual empezamos con la letra M: «Mamá me manda mariscos mañana». Para hacerlo más fácil para los niños, se puede jugar diciendo que los artículos no cuentan. Este juego es perfecto para jugar en el auto y estimula los procesos mentales.

4. La palabra cifrada

El juego consiste en elegir una palabra, como, por ejemplo, "mesa" y luego tú y tu hijo, deben construir una frase cuyas palabras empiecen con las letras de la palabra elegida. La frase resultante del juego, por ejemplo: "Mamá Esperaba Salir Ayer"; o bien, "Marina Escondió Salmón Ahumado", suena muy gracioso.

5. Mensajes de espías

A cada letra del alfabeto se le asigna un número: A1 B2 C3 D4 E5 F6 G7 H8 I9 J10 K11 L12 M13 N14 Ñ15 O16 P17 Q18 R19 S20 T21 U22 V23 W24 X25 Y26 Z27. Tú compones una palabra o frase (dependiendo de la edad) y tu hijo deberá adivinarla. Por ejemplo, la palabra «libro» se verá así: 12 + 9 + 2 + 19 + 16. Puedes escribirle a tu hijo mensajes cifrados (por ejemplo: 1 4+16+19+13+9+19) y hacer de los números un lenguaje secreto. Este juego es útil para el desarrollo de habilidades. Para jugar este juego en un avión o en tren, puedes preparar con antelación una tarjeta con las letras y las cifras correspondientes.

6. 6 palabras

Puedes hablar con tu hijo de tal manera que la frase tenga 6 palabras, siempre con sentido: "Hoy, por fin, vamos al circo". Tu hijo debe contestar de la misma manera.

7. La letra desaparecida

Imagina que una letra desapareció, simplemente se eliminó. Por ejemplo, la letra C. Tienes que hablarle a tu hijo evitando las palabras de la letra C. Así "¿Vamos a ir al teatro o al museo?". "Buena idea, propongo ir al Prado". "Ve por las entradas". Y así sucesivamente. En primer lugar, el juego obliga a pensar fuertemente; y en segundo lugar, desarrolla el vocabulario, ya que el niño mezcla palabras en su memoria, busca sinónimos, elige distintas variantes y presenta diferentes soluciones.

8. El mejor día

Recuerda el día anterior con detalles. Te sorprenderá notar la forma tan automática en la que vivimos. No es tan fácil de recordar en detalle el día entero desde la mañana hasta la noche. Las preguntas podrían ser, entre otras, qué desayunaste, qué bebiste, de qué color llevabas los calcetines, de qué color era la camisa de papá, qué peinado llevaba mamá, cuántos niños faltaron a la escuela, qué cuento te leyeron en la guardería, y así sucesivamente. Todas estas preguntas estimulan la memoria y permiten tomar consciencia de las cosas cotidianas del día a día de nuestra vida.

9. Un minuto

Para este juego necesitas 2 o 3 jugadores. Es conveniente jugar toda la familia. Uno propone un tema, por ejemplo, «Naturaleza», y otro tiene que contar sobre la naturaleza todo lo que sabe, durante un minuto. No hay restricciones, se puede decir lo que llegue a tu mente, pero es importante no detenerte durante un minuto. Un ejemplo: "La naturaleza lo es todo a nuestro alrededor. Sin embargo, estamos acostumbrados a llamar naturaleza a todos aquellos lugares especiales alejados de la ciudad y cerca del bosque y el agua. Un día fuimos a disfrutar de la naturaleza con la clase. El profesor de Educación Física nos ayudó a construir cañas de pescar, y toda la tarde pescamos... ". El tiempo está marcado en el cronómetro. Este juego lo pueden jugar niños a partir de 5 años. Sirve para mejorar nuestro nivel de expresión, la capacidad de encontrar rápidamente una solución, así como desarrollar de forma inminente los temas propuestos. Enseña a tu hijo a pasar paulatinamente y sin problemas de un tema a otro si, de repente, se queda sin palabras y no sabe qué decir. Esta habilidad es muy útil para él en la escuela y en la vida adulta.

10. Sí o No

Este famoso juego es el compañero perfecto de viaje. Piensa mentalmente en algún objeto o palabra y deja que tu hijo te haga preguntas a las que sólo puedas contestar "sí" o "no". Luego cambia los roles. Enseña a tu hijo a hacer preguntas sobre las cualidades de un objeto, entonces será más rápido adivinarlo. Una sugerencia: para un niño mayor de 6 años, piensa la palabra "nombre". Es muy interesante ver cómo adivinan esta palabra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación