Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jardinería vertical, una inversión llena de vida

Si tu vives en la ciudad, esta opción resulta ideal si deseas poner un toque verde  al ambiente. De esta forma te beneficias llenando de vida y salud tu espacio.

Jardín vertical

Las plantas aportan más que belleza a tu entorno. Muchas veces pasas de largo todos los beneficios de tenerlas en la casa y el trabajo, cuando puedes aprovecharlas para dormir mejor, concentrarte en tus actividades o simplemente purificar el ambiente. 

Si tu excusa es la falta de espacio disponible, la tendencia para evitar este inconveniente es la jardinería vertical. Gracias a esta opción, obtienes los beneficios de la naturaleza sin perder espacio, es una buena alternativa para un balcón y patios o terrazas reducidas, en los que no puedes tener grandes macetas o jardinería tradicional; lo mejor es que puedes implementarla tanto en exteriores como interiores.

La jardinería vertical, además de ser muy estética y estar de moda, aporta otros beneficios  importantes. Uno de los que destaca es su capacidad de neutralizar gases nocivos y recuperar el oxígeno, es decir que es excelente para curar el “síndrome del edificio enfermo”. Este se da cuando no existe una suficiente circulación de aire y las personas que habitan en él terminan padeciendo gripe, alergias o jaquecas constantes.

Estas zona verdes son llamadas también “paredes verdes” y pueden cultivarse en un medio hidropónico (sin suelo). No hace falta el césped, pues se puede utilizar un sustrato liviano, suelo natural o fibras sintéticas específicas.

El éxito de este tipo de jardines depende fundamentalmente del riego, por eso suele ser una muy buena práctica, planificar un sistema eficiente de riego antes de plantar, como, por ejemplo, un sistema de riego por goteo o auto-riego.

Otro factor importante en la jardinería vertical, es el soporte para las plantas. Actualmente, existen en el mercado muchos sistemas prefabricados para colocar un jardín vertical en una pared de la terraza o el balcón. Puedes auxiliarte de latas colgadas en la pared, botellas plásticas colgantes, hasta caños de PVC o cualquier cañería plástica.

Si piensas sumarte y poner el toque verde en tu espacio, debes tener especial atención en seleccionar las plantas adecuadas y poder manejar su crecimiento en el lugar que dispongas tenerlas. Recuerda que al crecer las plantas pueden bloquearle el sol a las que se encuentran debajo, por lo que conviene colocar en la parte inferior de la estructura vertical aquellas plantas que crecen mejor en la sombra. 

Otras recomendaciones que debes considerar es que si cultivas vegetales, al estar expuestos más a la luz solar y al viento -en el caso que sea un muro exterior- pueden necesitar ser regados con mayor frecuencia. También,  recuerda instalar el jardín antes de cultivar, para evitar que se dañen las raíces.

Las opciones son muchas y puedes tapizar las paredes  de tu patio o terraza con diferentes cultivos florales o comestibles. 

Esta es una alternativa que si te decides a elaborarla tu mismo resultará muy económica.

Tipos de jardines verticales

Hidropónicos
Las raíces de las plantas crecen en un medio inerte, que puede ser un fieltro no tejido de poliamida, polietileno o poliéster, lana de roca y espumas técnicas, como poliuretano y poliurea. En estos jardines verticales, todos los nutrientes son aportados vía riego y es clave que éste funcione correctamente para el éxito del mismo.

De sustrato
Las raíces crecen en un sustrato liviano con un porcentaje orgánico. Los nutrientes también se pueden aportar vía riego en mayor o menor porcentaje, pero no son tan imprescindibles para el funcionamiento por la mínima capacidad de retención que posee.

Otra clasificación podría ser si lo hacemos con fines ornamentales o para cultivar alimentos, algo muy bien valorado desde la salud ,ya que el resultado es un cultivo totalmente orgánico, con los colores y sabores reales. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación