Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Blog de turismo

Isla Tasajera, exhuberante y generosa

Está ubicada a 70 kilómetros de San Salvador, en el departamento de La Paz

Tasajera: la isla generosa

Ubicada en San Luis La Herradura, este paraíso es un excelente destino para los aventureros que quieren pasar un buen momento en las playas salvadoreñas.

Tuve la oportunidad de descubrir una isla que en su totalidad es un tesoro. Siempre había visitado las bellas playas de la Costa del Sol y, a lo mucho, había llegado a La Puntilla. Pero en esta ocasión, mi vocación de explorador me llevó hasta la isla Tasajera, a solo 70 km de San Salvador, en La Paz.

Para llegar pueden abordar la Ruta 495 desde la Terminal del Sur. El pasaje es de $1.25 y salen cada hora. Luego, deben bajarse en la última parada, La Puntilla, y allí podrán abordar una lancha que atraviesa el estero de Jaltepeque, a la isla Tasajera por 15 dólares ida y vuelta. 

Si por el contrario viajan en auto, pueden estacionarlo en algunos de los negocios locales por $2 el día. Si piensan pernoctar en la zona, cobran 5 dólares.

Los 10 minutos aproximados de recorrido en lancha me obsequiaron nuevas perspectivas de los volcanes de San Salvador y de San Vicente, pero algo que me llamó mucho la atención fueron los ranchos en medio del estero.

En el territorio insular, encontré restaurantes sobre bancos de arena, con todo lo necesario para olvidarse de la rutina: bebidas, pescados, mariscos y hamacas. En los alrededores, el nivel del agua es poco profunda y se puede bañar tanto durante la marea alta como en baja. Definitivamente, un destino obligatorio.

Al pasar los ramales en medio del estero, desembarcamos en un puerto artesanal al mejor estilo tropical, elaborado con árboles de tamarindo y palmeras de coco. 

Había decidido quedarme a dormir en la isla, ya que cuenta con dos hostales.

Al recorrer la paradisiaca isla, me encontré una comunidad de calles angostas con nombres bíblicos. En los jardines de las casas, cuelgan las redes y hamacas y todos los habitantes saludan con cordialidad. Los pericos son sus mascotas preferidas.

Antes de llegar, tenía mis inquietudes sobre la seguridad; pero desde que arribé, los temores se disiparon. Allí todos se conocen, porque todos son familia. Además, Tasajera es una isla de 3 km cuadrados que posee un puesto policial.

Yo me hospedé en Sol de Tasajera, un hostal ecológico que ofrece cómodas cabañas a precios accesibles. También cuentan con paquetes para parejas y familias. Para reservar, se llama al 7909-1454. 

Del hostal a la playa hay unos 500 metros. El atardecer parecía premiarme con bellos colores, además de introducirme a un destino totalmente limpio, seguro y paradisiaco con algunos espacios de arena blanca.

Además, pueden adquirirse bellas artesanías y disfrutar de recorridos a caballo, clases de pesca artesanal o visitar los bosques de mangle, en lancha o cayuco por 5 dólares. 

Para disfrutar sin problemas, les recomiendo llevar jabón en gel, bloqueador solar, repelente para mosquitos y ropa muy fresca.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación