Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inculque el hábito de la lectura en sus hijos

Iniciarse en la lectura desde la infancia permite que los niños aumenten sus aptitudes lingüísticas e intelectuales. Es responsabilidad de los padres inculcar en sus hijos esta agradable costumbre.

Lectura en niños

El hábito de la lectura debe inculcarse en los niños de forma agradable y sin imposiciones. | Foto por Internet

Inculcar a los niños el gusto y el amor por la lectura es uno de los mejores regalos que a ellos se les puede dar. Esté hábito les ayuda a tener un mejor desarrollo afectivo y psicológico, les da la oportunidad de experimentar sensaciones y sentimientos con los que disfrutan, maduran y aprenden. Además, mejora la capacidad y el progreso lingüístico de los niños.

“Motivarlos es el mejor consejo para que se formen como lectores. Eso se logra con la compañía adecuada”, expresa la licenciada Xenia Marroquín, pedagoga del Colegio Aprende, en Santa Tecla.

Por su parte, la licenciada  Cristina Alvarado, coeditora de Educa Hoy, de El Diario de Hoy, manifiesta que es deber de los padres de familia acompañar a sus hijos por el fascinante mundo de la lectura.

“De los padres depende que el proceso de aprender a leer y escribir no sea tedioso ni aburrido”, expresa la licenciada Alvarado.

Estos son algunos consejos que pueden ayudar a los padres de familia a fomentar la lectura en sus niños.

1. Desde antes de nacer

Los padres de familia deben enfatizar el hábito de la lectura desde antes de nacer. Esto se logra leyendo en voz alta cuentos infantiles. El hecho de leerle al niño en el vientre creará un vínculo muy estrecho entre él y la lectura. Aumento de su vocabulario, facilitad de aprendizaje en el futuro y un desarrollo intelectual más temprano son solo algunas de los beneficios de la lectura en el embarazo. 

2. Predique con el ejemplo

Si quieres fomentar el hábito de la lectura en tus niños, nada mejor que predicar con el ejemplo y demostrarles que leer es divertido.

Un niño no sentirá curiosidad ni tendrá ganas de leer un libro si jamás te ve hacerlo. Si lees, él querrá saber por qué lo haces, por qué es tan divertido o por qué te gusta. Si quieres inculcar el amor por la lectura en los niños, organiza actividades para leer todos juntos.

3. Maravillosa fantasía

La edad de la fantasía es entre los cinco y lo ocho años, es por eso que los padres de familia deben comprarles a sus hijos libros de cuentos que contengan narraciones e imágenes fantasiosas. Y es que la imaginación alimenta la creatividad, la cual está relacionada con la inteligencia. Si tienes hijos de estas edades, no dudes en compartir con ellos lecturas que les hagan volar la imaginación y los lleven a “otros mundos maravillosos”.

4. Nada de imposiciones

No impongas la lectura como una obligación ni tampoco la uses como una amenaza de castigo, porque eso no incentivará en tus niños el gusto por los libros.

No “persigas” a tus hijos con la lectura, ni establezcas horarios rígidos, mas bien invítalos con cariño y ayúdales a disfrutar el placer de leer.

5- Un buen obsequio

Regálales libros a tus hijos para las ocasiones especiales, por ejemplo para sus cumpleaños o Navidad. Una excelente sugerencia es que sean los mismos niños quienes escojan el libro que tú les darás. De esta manera les propiciarás un encuentro muy cercano y habitual con la lectura.

6- Solo sugerencias

Atienda cuáles son los gustos de lectura de sus hijos y ofrézcales sugerencias.

Actúa como guía, pero no le implante sus gustos, y tenga en cuenta también su momento evolutivo. Los niños crecen rápido y, cuando te menos lo espere, tendrán nuevas necesidades. Siempre existe un libro idóneo para cada edad, y para cada momento personal. Sugiera, enseñe y comente.

7. Un espacio agradable

Es recomendable que le habilites a tus hijos un espacio agradable para que lean. Es preferible que este lugar sea cómodo, con buena ventilación y que en su alrededor no hayan muchas distracciones.

Este espacio de lectura puede estar en el dormitorio,  la sala o  el patio; puede ser un sillón, una hamaca... ¡donde sea! Lo importante es que el niño se sienta a gusto.

8. Muchas opciones

Elimina la idea de que la lectura de tus niños solo debe ser a través de libros impresos. Permite que ellos se abran a otras posibilidades, por ejemplo a revistas, periódicos o historietas. También pueden hacer uso de los dispositivos electrónicos o digitales diseñados especialmente para la lectura. Hoy en día hay una gran variedad de estos artefactos.

9- Visita la biblioteca

Invita a tus niños a ir a librerías y motívalos a buscar libros relacionados con sus gustos y aficiones. Esa es la puerta de entrada a la lectura. Así como puedes organizar una salida al cine o un paseo lejos de casa, organiza también la visita a una biblioteca o una librería, así el niño tendrá oportunidad de familiarizarse con los libros, aprenderá a manejarlos y se contagiará del hábito de la lectura.

10. De mucha utilidad

Presénteles a tus hijos la lectura con un claro propósito de aprendizaje. Tus niños deben saber que si leen aprenderán sobre un tema y que, por tanto, sabrán muchísimo. Por eso, antes de abrir el libro, es bueno que les expliques qué cosas descubrirán con ese libro. Anímales a que pregunten y muestren interés por las cosas. Y, si hay algo que no sabes responder… ¡alégrate! ¡Podrán descubrirlo juntos!

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación