Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuida tu cabello del calor

El cabello sufre a lo largo de las distintas etapas de la vida, y si se emplean fuentes de calor como secadores o planchas el daño puede ser peor. Descubre cómo cuidarlo.

ctv-smz-cabello

Con su particular lenguaje, el cabello es un elemento diferenciador que se encarga de dar estilo personal al individuo. 
Su estructura y ciclo vital propician que se pueda cortar y modelar a capricho y así poder cambiar de aspecto físico; sin embargo, la cosa se complica cuando actúan agentes externos como los rayos ultravioletas, el estrés, el tabaquismo, las alteraciones hormonales, la falta de vitamina, el exceso de químicos y el abuso de fuentes de calor.

Fuentes de calor que proceden de herramientas tan útiles como el secador, la plancha, las tenacillas y los rizadores que facilitan la vida y sirven para secar, alisar, rizar o marcar ondas al agua en el cabello, pero que mal empleadas y utilizadas a cada momento, pueden romper la fibra capilar, además de desvanecer su brillo y elasticidad.

Lo que no se puede negar es que estos utensilios permiten en pocos minutos arreglar el cabello sin necesidad de pasar por la peluquería. 
La última tecnología obra milagros como alisar las melenas más rizadas, dar volumen a cabello lacios, realizar sensuales ondas, marcar bucles anchos, corregir mechones rebeldes o ejecutar movimientos divertidos.

El calor, por sí solo, tiene capacidad para moldear el pelo a capricho, pero si se utilizan productos termoactivos balsámicos el resultado será óptimo.

De ahí que es importante invertir un poco más de dinero y a la hora de hacer la compra apostar por aquellos aparatos que te permitan regular la temperatura. Solo así podrás vigilar la salud del cabello y lucir una melena espectacular sin  riesgo de achicharrarlo.  

El uso de secador requiere conocer algunos consejos para preservar salud del cabello.

1. Una vez lavado y aclarado el cabello, retira la humedad con una toalla y déjalo secar unos minutos al aire libre.

2.  Antes de aplicar el secador, es imprescindible comprobar que la temperatura que se va a utilizar es la correcta. Los especialistas recomiendan probarla sobre la palma de la mano, si es demasiado caliente para la dermis, también lo será para el cuero cabelludo.

3.  Se aconseja que el secador no supere los 180º para no deshidratar el cabello y derretir la queratina, proteína rica en azufre que configura la capa externa del pelo.

4.   Guarda una distancia de seguridad de 30 centímetros, nunca acerques la boca del secador a la fibra capilar, porque ésta puede romperse.

5. Lo ideal es dividir el cabello en cuatro o cinco mechones y moverlos para darles forma con los dedos desde la raíz hasta la punta, mientras se aplica el calor.

6.  Es aconsejable rociar el cabello con algún suero que forme una película protectora y amortigüe los posibles daños.

7. Evita dejar fijo el secador en un punto de la cabeza, sólo conseguirás quemarlo.

8. Termina el secado o modelado del cabello con aire frío; es beneficioso para sellar la cutícula y aportar brillo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación