Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

8 cosas que nunca, pero nunca, debes compartir en Facebook

Algunas de tus publicaciones pueden parecen inocentes, pero pueden lastimar a otros. 

8 cosas que nunca, pero nunca, debes compartir en Facebook

Facebook se puede convertir en un lugar donde se diseminan rumores, se siembra discordia y donde pulula gente con malas intenciones. Con esto en mente, conoce las ochos cosas que nunca debes compartir en esa red social. 

1. Problemas con tu pareja 
Puede resultar peligroso publicar en Facebook acerca de tus peleas, las cosas que te molestan de tu pareja o temas más serios como separación o divorcio. Si bien es un modo de buscar apoyo y consuelo, puede causar daño.

Tus amigos solo conocen tu versión y, lo más importante, no se enteran de cuando haces las paces. Nunca llegan a conocer el proceso de reconciliación y quizá no comprendan como puedes seguir con alguien que te hizo enojar así.

Además, tu pareja puede sentirse lastimada al leer lo que escribiste acerca de él o de ella en las redes sociales. ¿Te gustaría que dijera lo mismo sobre ti? Mantén tu vida privada en privado. Todos tenemos defectos y cometemos errores. Pero eso no significa que nuestros errores deban ser anunciados en Facebook.

Recuerda que una vez que es de dominio público, no se puede hacer desaparecer. 

2. Fotos de bebés desnudos 
Si bien las fotos de bebés desnudos resultan súper inocentes y adorables, no deberían compartirse en Facebook. Hay mucha gente con malas intenciones y que puede usar tus fotos con fines no tan inocentes. Si subes fotos de tus niñitos tomando un baño o simplemente desnudos, puedes utilizar stickers para tapar ciertas partes del cuerpo. Recuerda que siempre debes tomar recaudos al publicar este tipo de fotos. 

3. Anécdotas bochornosas sobre otras personas 
Si quieres compartir alguna situación bochornosa tuya, ¡adelante! Cuanto más incómoda, mejor. Pero es mejor no escribir nada embarazoso sobre otros, sea tu pareja, amigos o hijos, a menos que te den permiso. Aunque sea una anécdota divertida, quizá no les guste que la compartas y no quieren que Facebook se entere de su percance o equivocación.

Al momento de publicar anécdotas bochornosas de tus hijos, intenta mirar hacia adelante. Aunque hoy te parezca divertido, dentro de unos años, cuando sean adolescentes o adultos, quizá no quieran que sus amigos desentierren ese cuento de cuando se hicieron encima en Wal-Mart. Comparte estas historias en tu blog personal y privado u oralmente, no la publiques en Facebook. 

4. Tu dirección e información personal 
Siempre me llama la atención cuando alguien publica una foto de su nueva licencia de conducir o cuando dejan su número de teléfono en un hilo de comentarios. Cualquiera tiene acceso a esa información y sabe dónde vives y cómo comunicarse contigo. Quizá suene paranoico o sea pecar de prudente, pero publicar información personal en Facebook puede tener serias consecuencias más adelante. 

5. Hablar mal de alguien 
Hay mucha negatividad en el mundo, ¿para qué acrecentarla? Si te molesta el nombre que eligió un conocido para su bebé o el color de la casa del vecino ¿realmente crees que publicar tu opinión en Facebook va a mejorar las cosas? Lo que logras es propagar negatividad y desprecio. La gente lee esos comentarios, incluso a quienes nombras en ellos, y pueden causar daño. Podrás creer que tienes derecho a expresar tu opinión, pero a menos que alguien te la pida, no es tan así. Si no tienes nada bueno para decir, mejor no digas nada. 

6. Fotos repugnantes 
Algunas personas creen que es aceptable publicar fotos de heridas o del moho del pan. Pero a otras les produce asco y pueden sufrir efectos negativos como vomitar o incluso desmayarse. Seguro, es tu foto y tu perfil de Facebook peor las fotos aparecen automáticamente en el muro de los demás y quizá no puedan evitar verla. 

7. Cosas que no quieres que vea todo el mundo 
No es buena idea publicar si odias tu trabajo o dijiste que estabas enfermo cuando en realidad estabas en un recital. Te puede salir el tiro por la culata. Mucha gente ha perdido su trabajo por publicar que odian a su jefe o ir a trabajar.

Y quienes creyeron tu mentira van a ver las 67 fotos que subiste mientras te divertías mientras todos pensaban que estabas en cama. Incluso si escondes tus publicaciones, siempre existe la posibilidad de que las vean. 
 

8. Noticias ajenas 
Hay cosas que la gente no quiere publicar en Facebook, por ejemplo un embarazo, una mudanza, una boda u otra noticia importante. Si quieres felicitarlos, envíales un mensaje privado.

A menos que los hayan anunciado con bombos y platillos o hayan cambiado su foto de perfil por una acorde o quede claro que está bien hacer menciones en las redes sociales, no publiques nada en ese sentido. Es su noticia, no corresponde que la divulgues.

Quizá no la anuncien por algún motivo que desconoces. Respeta esa postura. Si bien estas publicaciones parecen inocentes, pueden lastimar a otros. Sé cauto al publicar en línea, piensa antes de compartir.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación