Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Cómo tener contraseñas más seguras?

Son más que el acceso al correo electrónico o redes sociales. Son la llave que guarda nuestra privacidad y transacciones económicas. 

Seguridad

La creación 
Todo comienza por elegir contraseñas seguras. Estas deben ser, en primer lugar, fáciles de recordar y nunca las debe escribir en un documento dentro de la computadora ya que ciberdelincuentes podrían robar ese documento. Un password seguro comienza por no usar palabras demasiado obvias como el nombre de tu mascota (es una de las más utilizadas en todo el mundo), tu fecha de cumpleaños, números como 123456, etc. 
No debes utilizar palabras reales que sean fácilmente identificables. “Usa una mezcla de letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres no alfanuméricos, como los signos de puntuación (aunque este último no siempre es permitido)”, recomienda la compañía de seguridad cibernética Kaspersky. Antes de crear una nueva cuenta en Internet piensa en la contraseña. 

Variedad
Si tienes más de un correo electrónico o perfiles en más de una red social, que es lo más seguro, no emplees la misma contraseña para todas. Si un hacker descifra una de ellas tendrá automáticamente acceso a todas tus cuentas. Mucho menos utilices la misma contraseña para perfiles y cuentas en las páginas de bancos. Si te resulta difícil recordarlas anótalas en papel (nunca en el celular) y guárdalo bien mientras te acostumbras a usarlas. 

Un poquito de esfuerzo
Aunque sea una incomodidad, las contraseñas también caducan y hay que cambiarlas cada cierto tiempo. Una de las opciones más fáciles es reutilizarla con un pequeño cambio, pero esto no es muy conveniente para tu seguridad. 
“No recicles las contraseñas, por ejemplo, no utilices ‘password1’, ‘password2’, ‘password3 “, etc. para diferentes cuentas. Si es posible, utiliza una frase contraseña, en lugar de una sola palabra”, aconseja Kaspersky. Basta con un pequeño esfuerzo extra para ingeniárselas y estar más seguro. 

Prevención 
Si estás conectado a una red pública de wifi lo mejor es que no compartas datos personales como passwords, claves de cajeros ni números de cuentas bancarias. El riesgo de ser víctima de un hacker aumenta en las redes públicas. Recuerda que tus contraseñas son la llave que garantiza que tu dinero, documentos, fotografías, música y otros, estén a salvo. 
Si cambias de aparato celular borra tus contraseñas e historial. 
El robo de identidad sucede cuando un delincuente roba datos personales confidenciales que les permite de manera fraudulenta la obtención de bienes y servicios en su nombre, explica Kaspersky. Elegir contraseñas seguras te ayudará a disminuir el riesgo de caer en manos de estos delincuentes.
 
Cuidado con tus datos
Parece obvio, pero nunca está de más recordar que las contraseñas no se comparten con nadie, esto para evitar el riesgo de que caiga en manos mal intencionadas, muchas veces por accidente. 
“Si una organización te contacta y te pide tu contraseña, incluso por teléfono, no les des ninguno de tus datos personales. Recuerda, tú no sabes quién está en el otro extremo de la línea telefónica. También, si una tienda en línea, o cualquier sitio web, te envía un correo electrónico de confirmación que contiene una nueva contraseña, ingresa de nuevo y cámbiala de inmediato”.
Es frecuente que algunas personas ingenuamente caigan en engaños a través del correo electrónico. Una forma de operar de ciberdelincuentes es pedir datos personales haciéndose pasar por empresas que ofrecen participar en rifas o sorprendentes premios. Recuerda que nada es gratis en esta vida. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación