Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La clave secreta para resolver los problemas de la vida

Las dificultades nos ayudan a madurar. Solucionarlas depende de la experiencia, conocimientos y forma de pensar. 

Enfrenta tus problemas

¿Te ha pasado que en ocasiones no concilias el sueño por pensar en tus problemas? ¿Piensas que son difíciles de resolver?

Todos hemos pasado por esas situaciones en la vida, pues son formas de aprendizaje que hacen madurar y crecer a todo ser humano. Todas las personas actúan de diferente manera para solucionar los problemas, dependiendo de su situación, experiencia, conocimiento, actitud de cada uno y el tipo de problema que se viva en ese momento.

Pero, ¿existe una clave para resolverlos? La respuesta es sí. La clave eres tú. Por ello aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a resolverlos, pues todo depende de la forma de pensar y actuar. 

1. Clasifica tus problemas 

Siendo tú la clave para resolver todos tus problemas, comienza con jerarquizarlos por prioridades e inmediatez. Piensa: ¿cuáles puedes resolver y cuáles están fuera de tu alcance? ¿Cuáles son los más urgentes y cuáles pueden ser postergados? Reflexiona y escribe una lista de ellos. Este ejercicio es de utilidad para esclarecer la mente e identificar la gravedad de ellos. 

2. Conoce el origen 

Siendo tú la respuesta a tus problemas, con honestidad propia debes conocer sus causas y por qué han surgido. Esto es vital porque, por ejemplo, si alguien pierde su empleo, es una "tragedia doméstica" que no dice nada en sí misma: si la persona se culpa, pero el despido fue causa de la reingeniería en la empresa, no está siendo justa consigo misma.

Pero si la causa fue su desempeño, y ella le echa la culpa a su jefe, no va a aprender y la historia se repetirá en diferentes empleos. Conocer el origen implica no culparte cuando no eres la fuente del problema, así como aprender de tus errores cuando los haya. 

Te puede interesar: 6 consejos para superar la pérdida de empleo

3. Determina y actúa 

Hay problemas (una enfermedad crónica o terminal, un deceso) que uno no busca, ni propicia y que, incluso, a veces ni siquiera puede solucionar. Por ello es importante saber cuáles son los problemas o qué parte de la situación podrás resolver tú. Enfócate solo en ellos. Con determinación, sacrificio y disciplina y toda tu fuerza podrás solucionarlos.

Determina las posibles soluciones y comienza a actuar de inmediato. Cuando es viable, proponte una fecha a corto plazo y, sobre todas las cosas, determina enfrentar al problema con optimismo y entusiasmo.

4. Busca apoyo familiar

Sin importar si el origen del problema eres tú o no, muchas veces uno no es capaz de ver soluciones claras. Por ello te aconsejo pedir opiniones y diferentes puntos de vista para cada tipo de problema con tu familia. De esta forma encontrarás varias posibilidades para darles una mejor solución.

La mejor forma de hacerlo es con tu familia apoyándote. Ellos son probablemente los más involucrados y directamente afectados, porque son parte de tu vida. 

5. Tú eres la clave 

Conociendo las posibilidades que tienes y los pasos a seguir para salir de los problemas, ahora te corresponde actuar con mentalidad positiva. Tu fortaleza, tus ganas de salir adelante, tu determinación, tu compromiso, son factores indispensables para solucionar cualquier situación adversa. Delega funciones a toda tu familia y realicen un compromiso real para enfrentarlos. 

Recuerda la frase famosa “todo tiene solución”. Es momento de buscar e investigar y tener dominado el problema y que éste no te domine a ti.

6. Aprende de los problemas 

Cada problema resuelto en tu vida se convertirá en un aprendizaje y conocimiento para tu vida y la de tu familia. Si algo no funcionó como esperabas, podrás seguir intentando muchas veces, pues no se tienen límites para alcanzar las metas. Aprende de los errores cometidos y evita caer en los mismos problemas.

Casi siempre, cuando uno se topa con un mismo problema en la vida, es porque algo no estás haciendo bien y necesitarás buscar otras posibilidades. Todos pasamos por dificultades y el solucionarlas depende muchas veces de nosotros.

¡Nada es imposible! Afronta los problemas y no dejes de disfrutar de estos aprendizajes de vida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación