Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La belleza histórica de Miyajima

En la isla turística se encuentra el Santuario Itsukushima, Patrimonio Cultural de la Humanidad y uno de los tres paisajes más bellos de Japón. 

ctv-n5l-img 9976

La historia, la naturaleza y la arquitectura tradicional de Japón se fusionan en la Isla Itsukushima mejor conocida como Miyajima (Isla Santuario), en donde se conserva uno de los santuarios sintoístas más bellos y antiguos del país asiático.

El O-torii (Gran Puerta) es uno de los iconos más famosos del lugar y de Japón, y es de las primeras edificaciones que los visitantes ven a medida que se acerca el Ferry.

Una vez en la isla los ciervos en busca de comida dan la bienvenida a los turistas. Así comienza el recorrido rumbo al Santuario Itsukushima, Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1996, y construido sobre el agua en la costa de la isla, en el Mar Interior de Seto.

La primera construcción del santuario data del año 593 y la remodelación de la actual estructura de 1,168. 

Su estilo arquitectónico es Shinden,  un espacio  cuadrangular en donde los edificios se distribuyen simétricamente en forma de U, y cuyo edificio principal se ubica en la parte central, flanqueado por edificios anexos conectados por corredores que conducen a un patio central donde se realizan ceremonias.

El Santuario Itsukushima está dedicado al  dios del mar y posee una capilla principal, un teatro Noh, dos cuartos de música y varias capillas. Todas estas estructuras se conectan entre sí por los pasillos en un espacio de 300 metros, aproximadamente.

Otra de las atracciones de la isla es la Pagoda de cinco pisos, la cual se cree que fue construida en 1407 y mide alrededor de 28 metros de altura. Esta combina los estilos japoneses y chinos.

No menos atractiva es la O-shakushi, la paleta de madera para el arroz más grande del mundo, la cual se fabrica del árbol de olmo con 270 años de antigüedad. Esta creación mide 7.7 metros de longitud, 2.7 metros en su punto más ancho y pesa 2.5 toneladas.

Más templos en Miyajima con mucha afluencia de turistas son Daiganji, Daishoin, Komyoin, Shinkoji, Tokujuji, Zonkoji, el Santuario Kiyomori y el Santuario Omoto, por mencionar algunos.

Riqueza natural

La naturaleza de Miyajima es otro de los atractivos turísticos, debido a que posee una serie de bosques vírgenes, parques  y el Monte Misen. Este último es la montaña más alta de la isla, con una altura de 535 metros sobre el nivel del mar.

La montaña es un monumento natural, debido a su bosque primitivo. Es considerada sagrada y ha sido adorada desde la antigüedad, por lo que está intacta. Y cerca de su cumbre se encuentran los templos en honor a Kobo Daishi, un gran sacerdote budista; el Santuario de Miyama, unas rocas extrañas y un mirador.

Al pie del Monte se encuentra el Parque Momijidani, cubierto por un bosque virgen. En otoño ofrece paisajes espléndidos con las hojas de arce rojas y en primavera los cerezos en flor brindan otro panorama singular.

Museos, ventas de artesanías, ventas de comida tradicional (ostras, anguila asada sobre arroz), restaurantes, un acuario, hoteles y más se encuentran en la isla Miyajima a disposición de los turistas, quienes necesitan de tres a seis horas como mínimo para tener una experiencia inolvidable en uno de los tres paisajes más bellos de Japón. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación