Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un altar gourmet

Descubre Galvin La Chapelle, un restaurante en Londres montado sobre una antigua capilla. Tiene una estrella Michellin.  

ctv-czp-file-2a5966c7-64f8-f58c-4cfd-f40ee6584ef4

Ya lo dijo Santa Teresa de Ávila: “Entre pucheros también anda el Señor”. A esa frase parecen hacerle honor los hermanos ingleses Chris y Jeff Galvin cuando decidieron crear Galvin La Chapelle, un restaurante que funciona en lo que antiguamente fue una capilla religiosa -levantada en 1890- en el barrio londinense de Spitalfield. Bajo un techo de madera con más de 8 metros de altura y su arquitectura peculiar, el lugar ha ido ganando adeptos. 

Quienes lleguen atraídos por las preciosas formas de su edificio y su ambientación luego descubrirán que no solo hay comida, sino muy buena comida.  A tal punto que la calidad de sus platillos justifica que el restaurante fuese galardonado en 2011 con una estrella Michelin. Además recibió la doble A Londinense (uno de los premios más reconocidos en gastronomía en el Reino Unido y también fue nombrado el restaurante del año por la revista Tatler.

Si bien la gastronomía propuesta es de inspiración francesa, el chef Alessandro Piombino y su equipo le han dado tal toque de modernidad a sus platos que es realmente difícil encasillarlo en un estilo. 

Entre los platillos más recomendados de La Chapelle están el mero servido con crema de patata y alcachofa, la milhojas de cangrejos, el risotto con trufas de Perigord y la piña rostizada. 

Apunta, obviamente, a paladares exquisitos y billeteras robustas: cenar allí, con una buena botella de vino, puede costar unos 190 dólares por persona. Ah, la limosna (perdón, la propina), no está incluida.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación