Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tu Youyou, primera mujer china en conseguir un Premio Nobel

De 84 años y estudiosa de la Academia de Medicina Tradicional China, Tu comparte este año el nobel con el irlandés William C. Campbell y el japonés Satoshi Omura por sus avances en la lucha contra las enfermedades parasitarias

Tu Youyou, primera mujer china en conseguir un Premio Nobel

La investigadora Tu Youyou, casi una desconocida en su propio país, se ha convertido en la primera mujer de China que recibe un premio Nobel en cualquiera de sus campos, además de ser el primer científico con esta nacionalidad que recibe el preciado galardón. 

De 84 años y estudiosa de la Academia de Medicina Tradicional China, Tu comparte este año el nobel con el irlandés William C. Campbell y el japonés Satoshi Omura por sus avances en la lucha contra las enfermedades parasitarias, que en el caso de la doctora se centraron en el combate contra la malaria. 

Antes que la doctora Tu, sólo dos personas de nacionalidad china habían obtenido los prestigiosos premios escandinavos, pero no en disciplinas científicas: el escritor Mo Yan, galardonado en 2012 con el Nobel de Literatura, y el disidente encarcelado Liu Xiaobo, que obtuvo en 2010 el Nobel de la Paz. 


El escritor Gao Xingjian, Nobel de Literaura en 2000, había cambiado su nacionalidad china por la francesa en 1998, después de haber salido de su país y pedir en Francia estatuto de refugiado, tras ser prohibidos algunos de sus escritos en su país.

Otro caso aparte es el del Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz en 1989, ya que técnicamente nació en la provincia china de Qinghai y nunca ha renunciado públicamente a esa nacionalidad ni el régimen chino se la ha retirado, aunque reside en la India como refugiado desde 1959 y generalmente no se le asocia con la República Popular. 

En el mundo de las ciencias, otros cuatro investigadores orientales nacidos en China recibieron con anterioridad el Nobel, aunque todos ellos tenían nacionalidad estadounidense, el país donde habían desarrollado la mayoría de sus investigaciones, cuando recibieron el galardón de manos de la academia sueca.

Tsung Dao-lee (nacido en Shanghái) y Chen-Ning Yang (de la ciudad oriental de Hefei) recibieron el Nobel de Física en 1957 cuando ambos eran ya profesores de las universidades estadounidenses de Columbia y Princeton, respectivamente, aunque Yang reside nuevamente en China desde hace unos diez años.
 
Daniel Chen Tsui, nacido en la provincia central china de Henan en 1939, también tenía ya la nacionalidad estadounidense cuando en 1998 recibió el Nobel de Física por sus avances en el estudio de la mecánica cuántica. 

Charles Kuen Kao, quien vio la luz en Shanghái en el año 1933, comparte la nacionalidad estadounidense con la británica, ya que vivió en Reino Unido en las décadas de los sesenta y los setenta, y fue premiado con el Nobel de Física en 2009. 

Otros científicos de padres chinos ya nacidos en Estados Unidos, como Samuel Ting, Steven Chu o Roger Tsien, también habían obtenido premios Nobel de Física o Química. 

China no reconoce la doble nacionalidad con ningún país. 

Tu Youyou marca además un hito por haber basado sus descubrimientos en la medicina tradicional china, una disciplina que debido a sus bases empíricas, diferentes al método científico puro, no siempre es reconocida en Occidente. 

Tu ha sido premiada con el Nobel por el descubrimiento de la artemisinina, un tratamiento contra la malaria que ha salvado millones de vidas. 
La científica tiene además el mérito de haber desarrollado sus estudios en los años sesenta y setenta, época en la que debido a la Revolución Cultural todos los intelectuales, incluidos los investigadores, eran perseguidos por el régimen maoísta. 

Mao Zedong, cuentan los biógrafos, hizo una excepción con los estudios contra la malaria, que estaban causando una gran mortandad en el sur del país, lo que permitió a Tu, que entonces contaba tan sólo con 39 años, descubrir el tratamiento en 1969.
 
En los primeros tests de la artemisinina con humanos, tras el éxito con animales, ella fue la primera voluntaria que probó su propio tratamiento.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación