Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El uso de dispositivos daña la calidad del sueño en los jóvenes

Los adolescentes ya no duermen lo necesario, según estudios. Y algunos efectos secundarios son el mal humor, la distracción y la somnolencia

ctv-9ht-covertenden

Dar las buenas noches a través de las redes sociales o del chat es cada vez más común que decirlo a alguien que esté en el propio hogar, especialmente en el caso de los jóvenes y adolescentes. Pero esta realidad no solo afecta las relaciones familiares sino también la calidad del sueño.

Diversos estudios ratifican que el uso de los dispositivos móviles y el ordenador están generando problemas en la hora de dormir, lo que desencadena efectos secundarios como mal humor, distracción y somnolencia.

Un estudio del Réseau Morphée de Francia demostró que  el 33 % de los adolescentes mira el ordenador más de una hora después de la cena, 15% envía mensajes de texto (SMS) y 11% se conecta a las redes sociales en la noche (...) y por eso a la mañana siguiente para el 30 % de los jóvenes es muy difícil levantarse.

Por otra parte, Qualcomm  realizó una encuesta entre 4.700 personas de siete países, que dejó ver  que los jóvenes reconocen en mayor medida que no duermen bien porque están “conectados a la tecnología todo el tiempo”.

Además los encuestados manifestaron que acostumbran mantener sus teléfonos al alcance de la mano a la hora de dormir y la “luz azul” que irradian suprime la melatonina, una hormona que ayuda a estimular el sueño y los ritmos circadianos.

 La investigadora  Anne-Marie Chang del Hospital Brigham de Boston (Estados Unidos) explicó, en declaraciones al periódico español ABC, que los ritmos circadianos naturales del cuerpo son interrumpidos por la luz de longitud de onda corta, también conocida como azul clara, que emiten estos aparatos.

Asimismo, el neurocientífico Orfeu M. Buxton dijo a The New York Times que el teléfono en la habitación podría desencadenar una “vigilancia por amenaza”, un tipo de ansiedad que mantiene despierto. “Esto significa que nunca se descansa, siempre se está alerta, lo que es característico del insomnio”.

Ante la problemática, el somnólogo Francisco Segarra hizo hincapié en que el ciclo de sueño en los adolescentes es diferente al de los adultos. 

“Los adolescentes tienen una organización fisiológica que hace que ya de forma natural les viene el sueño tarde y se levantan tarde. Esto es un proceso fisiológico normal… Si además a esta situación se le junta una serie de hábitos externos ligados a la luz externa (de las pantallas) de los ordenadores, videojuegos, iPads y demás…. (la situación) se agrava … y puede llegar a convertirse en un síndrome de retraso de fase”, declaró Segarra a RFI Español.

Los somnólogos recomiendan que para lograr un sueño reparador es necesario desconectarse del ordenador o dispositivo móvil media hora antes de acostarse.

Además no es aconsejable dejar el teléfono cerca de la cama, pues “si te despiertas en medio de la noche y revisas el teléfono, será inevitable frustrarte y preocuparte por algo que viste, lo que hace que se tense el cuerpo”, subrayó el doctor David M. Claman.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación