Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Usan veneno de abeja para llevar fármacos al cerebro

La sustancia es un “caballo de Troya para conquistar el cerebro”,  según los investigadores, ya que puede superar la barrera que lo protege.

ctv-nso-abeja-ok

El Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona ha desarrollado un “vehículo-lanzadera” basado en veneno de abeja capaz de atravesar la densa protección del cerebro para transportar hasta su interior fármacos con los que tratar enfermedades neuronales. 

Se trata de un nuevo “caballo de Troya para conquistar el cerebro”, señaló el investigador del IRB, Ernest Giralt, quien recordó que el cerebro está protegido por miles de apretados capilares que forman una barrera: “una defensa y al mismo tiempo un freno para hacer llegar fármacos prometedores para tratar enfermedades del sistema nervioso central”. 

“Este muro es responsable de la baja tasa de éxito de nuevos fármacos dirigidos al cerebro, pero hoy ya tenemos estrategias para superarlo”, aseguró Giralt. 

El investigador, que también es catedrático de la Universidad de Barcelona, organizó la conferencia Blood Brain Barrier, que reúne desde ayer en Barcelona a una veintena de científicos para exponer sus últimos conocimientos sobre la barrera y los avances en vehículos terapéuticos dirigidos al cerebro. 

Alzheimer, tumores cerebrales, esquizofrenia, infartos cerebrales, epilepsia, demencia o varios tipos de ataxias son algunas de las enfermedades que afectan al sistema nervioso central y que para tratarlas es necesario que los fármacos hagan diana en el cerebro. 

Conocer biológicamente la compactada barrera hematoencefálica que lo protege, “constituida por tantos capilares que puestos uno tras otro medirían 600 kilómetros”, y buscar maneras de superarla es una de las estrategias para nuevas terapias con fármacos potencialmente funcionales, pero incapaces de cruzar la barrera por sí solos. 

“Hoy ya hemos avanzado lo suficiente como para que se hagan los primeros ensayos clínicos con vehículos lanzadera que superan la barrera, la responsable de la baja tasa de éxito en nuevas terapias”, según Giralt. 

Los inicios
El primer científico en introducir el concepto de vehículos lanzadera para superar la barrera del cerebro fue el estadounidense de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), William M. Pardridge, en 1986. 

Cinco años más tarde demostró de forma experimental la viabilidad de los anticuerpos, como los que usa el sistema inmune, como vehículos hábiles para cruzar la barrera. 

La otra gran línea estratégica en lanzaderas se planteó a inicios del siglo XXI y es el uso de los péptidos, que son proteínas más pequeñas y menos costosas de generar que los anticuerpos. 

En 2005 Giralt, experto en la química de péptidos, incorporó al IRB esta línea de trabajo y ahora comienzan conseguir las primeras lanzaderas peptídicas hábiles para cruzar la barrera. 

El último ejemplo es un péptido basado en la apamina, una proteína extraída del veneno de abeja que eliminada la toxicidad, supera la barrera y es duradera en sangre, un logro que ha sido publicado en octubre en la revista ‘Angewandte Chemie’. 

Aparte de este péptido lanzadera, el laboratorio de Giralt consiguió otros dos basados en otras estratégicas químicas. 

En el encuentro científico que comenzó ayer en el Instituto de Estudios Catalanes y que concluirá el próximo día 4, otro científico destacado, el médico Jaume Mora, experto en cáncer cerebral del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona, explicará su colaboración con el doctor Giralt para acoplar una terapia antitumoral a los péptidos lanzadera. 

Este proyecto, que involucra a los dos científicos y a otros socios europeos, acaba de recibir financiación de la Unión Europea dentro del programa EuroNanoMed-II. 

“Una vez agotada la línea tradicional de buscar moléculas pequeñas que rehuían la barrera, la estrategia de los caballos de Troya comienza ya a proporcionar resultados que nos hacen ser optimistas y abren todo un abanico de posibilidades terapéuticas para el tratamiento de las enfermedades del cerebro”, concluyó Giralt.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación