Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una mente sana reduce el dolor físico

La terapeuta Anna Colom afirma que la terapia emocional ayuda grandemente a personas con enfermedades graves

La actitud de cada persona ante los problemas es lo más importante para superarlos.

La actitud de cada persona ante los problemas es lo más importante para superarlos.

La actitud de cada persona ante los problemas es lo más importante para superarlos.

La terapeuta y 'coach' Anna Colom, una mujer que ha superado una enfermedad severa de reumatismo, defiende que una mente sana reduce el dolor físico y que el 80 % de las patologías son de origen emocional.

Colom, de 42 años, explica que cuando le diagnosticaron poliartritis reumatoide evolutiva crónica, un tipo de artritis grave que reduce paulatinamente la movilidad, "fue un shock" para ella, porque era muy joven -ha confesado- y "tenía muchas expectativas, muchos planes y, de repente, todo se desvanece."

Colom ha asegurado que todo el mundo que se encuentra en esta situación tiene dos opciones: "O quedarse en el victimismo o hacer algo al respecto". Ella escogió la segunda.

Después de asimilar su situación, Colom comenzó a indagar otros caminos. "Pensé: el no ya lo tengo, pero como mínimo voy a mirar en qué consiste esto de la medicina alternativa", recordó.

Sin dejar nunca el tratamiento médico, la terapia emocional le supuso un cambio en su calidad de vida y, según ha asegurado, fue lo que le ayudó a superar la dolencia.

La terapeuta ha afirmado que "el 80 % de las enfermedades físicas tienen su origen en la parte emocional" y ha defendido que la terapia no es un tratamiento sustitutivo de la medicina convencional, pero "es complementaria a ésta y puede hacer la enfermedad más llevadera", e incluso reducir sus efectos.

Una vez superó su enfermedad, Colom decidió compartir lo que había aprendido con otras personas como ella porque para superar una dolencia física "es fundamental sanar psíquica y emocionalmente", ha remarcado.

Construyó su propia escuela, "Escola per una nova consciència", en la que imparte cursos y talleres colectivos para trabajar la parte emocional de la enfermedad siguiendo como estructura medular de la terapia cuatro pasos: "Aceptación, comprensión, silencio y perdón".

Según Colom, no se trata sólo de una terapia para personas con dolor físico, sino también para personas que quieran aprender a gestionar sus rutinas de trabajo y cambiar su manera de entender la vida. Por esa razón, los 'pacientes' de Colom no son en su totalidad enfermos, también acuden a su consulta profesionales y políticos, entre otros.

"Me llegan dos tipos de personas, unas a las que el 'burofax', la dolencia, ya ha llegado al cuerpo físico, y otras que no saben qué les pasa".

En este segundo caso, Colom trata de buscar la raíz del problema y trabajar sobre él para evitar que la dolencia emocional llegue al cuerpo.

"Si una silla necesita cuatro patas para sostenerse y no lo hace es porque una de ellas está rota, y hay que detectar cuál de ellas es", ha ejemplificado.

La terapeuta ha asegurado que este campo "traspasa la línea de la psicología" y afirma que intenta llegar hasta el impacto y traspasar el bloqueo emocional provocado por la noticia de la enfermedad.

En todo caso, sanar mental y emocionalmente depende únicamente de uno mismo, según Anna Colom, que ha reiterado que "si el paciente no mantiene una actitud positiva y no se toma en serio los ejercicios" la terapia emocional nunca funcionará. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación