Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Trolls, los usuarios molestos de las redes sociales

El objetivo de "trollear" es provocar una reacción en las comunidades digitales. Sus consecuencias pueden ser muy graves

Trolls, los usuarios molestos de las redes sociales

Trolls, los usuarios molestos de las redes sociales

Trolls, los usuarios molestos de las redes sociales

A principios de este mes se filtró un documento en el que el director ejecutivo de Twitter, Dick Costolo, admitía que la red social no sabe enfrentar a los "trolls" y los abusos.

La información, al parecer, fue filtrada a través de un memorándum que se publicó en un sitio web especializado en tecnología, The Verge.

El máximo ejecutivo de la compañía agregó que están trabajando en esas deficiencias. "Perdemos usuarios tras usuarios al no lidiar con problemas sencillos como 'trolls' que ellos enfrentan diariamente", dice parte del memorándum.

Pero el director de Twitter no es el único al que los trolls le causan dolores de cabeza.

El término troll se refiere a aquellas personas que, desde el anonimato, se dedican a generar comentarios ofensivos, polémicos, bromas racistas y hasta falsas amenazas.

Este mes un troll (con el usuario @kingZorticen en Twitter) provocó que dos vuelos comerciales de pasajeros fueran escoltados hasta su aterrizaje en el Aeropuerto Internacional de Atlanta, Estados Unidos.

La causa fue una supuesta amenaza de bomba en uno de los aviones.

Con el crecimiento de las redes sociales, blogs y páginas web también han crecido la cantidad de trolls, que no pierden oportunidad para insultar y generar problemas, amparándose en la impunidad de la red.

Las motivaciones de los "ciberacosadores" son variadas.

Van desde el simple deseo de molestar y divertirse a costa de los demás, hasta protestas políticas.

"Los trolls son inmunes a críticas y argumentos lógicos, por lo que no puedes razonar con ellos, aun cuando tu argumento sea sólido. Algunos de ellos pudieran clasificarse como sociópatas, y como tales, se regocijan al herir los sentimientos de otras personas. Se consideran por encima de las convenciones sociales. No se apegan a las reglas básicas de convivencia o de educación y consideran que están por encima de cualquier responsabilidad o limitante social", describe la página aprenderinternet.about.com.

La poca legislación que existe aún sobre toda la actividad cibernética es un factor que permite la proliferación de estas personas.

Sin embargo, algunos países han comenzado a poner manos a la obra.

El Gobierno del Reino Unido anunció en 2014 que "piensa cuadruplicar las penas de prisión para quienes incurran en este tipo de delitos. Los trolls podrán ahora ser condenados a dos años de cárcel", dijo el ministro de Justicia, Chris Grayling, que calificó a estos ciberacosadores que pululan por la Red de "veneno de las redes sociales" y los acusa de "estar emponzoñando la vida nacional".

Por su parte, el director de Twitter, Dick Costolo reafirmó: "vamos a empezar a expulsar a estas personas y asegurarnos de que cuando hagan sus ridículos ataques, nadie los escuche", afirmó.

Prevención

Para evitar enfrentarse con algún troll, especialmente los menores de edad, los expertos recomiendan enseñar a sus hijos a no compartir en Internet datos personales como sus nombres, direcciones de su casa o escuela.

Además, los padres no deben prohibir a sus hijos abrir una cuenta en una red social (de todas formas la abrirán). En su lugar, es mejor fomentar la confianza y el control del tiempo que pasan en la computadora o el celular.

Ante un ataque de un troll lo más efectivo es no responder. -EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación