Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres de cada cuatro latinoamericanos tienen sobrepeso

Se estima que en 2030 más del 50 % de adultos de esta región serán obesos. El exceso de peso tiene graves consecuencias

La obesidad infantil también sigue aumentando en Latinoamérica.

La obesidad infantil también sigue aumentando en Latinoamérica.

La obesidad infantil también sigue aumentando en Latinoamérica.

El 75 % de los latinoamericanos de entre 19 y 59 años tienen problemas de sobrepeso y obesidad, afirmó el Frente Parlamentario Contra el Hambre (FPH), y alertó que ese tipo de malnutrición es uno de los retos a los que se enfrenta la región.

La obesidad y el sobrepeso "no son problemas estéticos", y el fenómeno se está convirtiendo en un asunto de "salud pública", agregó esta semana en Guatemala la presidenta del Frente Parlamentario Contra el Hambre (FPH), María Calle.

La presidenta del Frente, un organismo que cuenta con el apoyo de la FAO, no precisó la fuente de las cifras sobre obesidad y sobrepeso que citó en sus declaraciones a los periodistas.

El FPH, creado en 2009, reúne a legisladores regionales, subregionales y nacionales de América Latina y Caribe interesados en combatir el hambre, junto a representantes de la sociedad civil.

La presidenta del FPH indicó que la malnutrición, enfocada en el sobrepeso y la obesidad, es una problemática en países como México, Chile, Guatemala y Ecuador.

Según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cerca a cuatro millones de niños latinoamericanos menores de cinco años padecen sobrepeso, y en 2030 se estima que más del 50 % de los adultos en la región serán obesos.

Calle apuntó que una de las maneras de combatir condiciones y enfermedades relacionadas con alimentación es garantizar a la población el derecho de acceder de forma libre, a alimentos saludables, buenos y de calidad.

Por ello desde el FPH están recogiendo experiencias "exitosas" en diferentes países para aplicarlos en otros Estados, como el etiquetado de productos utilizando el "semáforo nutricional", donde con colores se dan indicadores sobre el azúcar, la sal y las grasas.

Esta medida, que ya ha sido implementada en Ecuador ha dado unos resultados "que no se esperaban" y, según los primeros datos, se redujo un 31 % por ciento el consumo de bebidas gaseosas y de yogur azucarado con frutas.

A pesar de las primeras críticas sobre una bajada del consumo, lo que sucedió fue un aumento de la demanda en productos más saludables. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación