Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tratamientos tempranos tienen mejores resultados

Una cirugía conservadora permite conservar el seno y la recuperación es más fácil.

Tratamientos tempranos con mejores resultados

La detección y el inicio de un tratamiento contra el cáncer de mama en etapa temprana, además de tener más probabilidades de sobrevivir, tiene varias ventajas relacionadas con la calidad de vida de la paciente.
La tecnología permite ahora a los médicos realizar cirugías conservadoras, que consiste en la extracción del tumor sin necesidad de extraer el seno.

“El tratamiento del cáncer de mama debe ser un consenso multidisciplinario donde la cirugía es una de las etapas del tratamiento. Se considera que gran parte de los casos se curan en un 60 % gracias a la cirugía, pero a veces es necesario la radioterapia o quimioterapia”, expresó el Dr. David Bará, coordinador de la unidad de mama del Hospital de Diagnóstico.

Las cirugías se dividen en dos grandes grupos; la radical y la conservadora.

La radical es la que se practica desde hace muchos años y consiste en la extirpación de la mama completamente junto con el paquete de grasa axilar que contienen los ganglios. Esta cirugía repercute en la paciente a nivel estético y psicológico.

Por su parte, “la cirugía conservadora está indicada para las pacientes que lograron una detección temprana del cáncer de mama, cuando  el tumor es pequeño y sin invasión a los ganglios de la axila. La cirugía consta en quitar el tumor, con  un centímetro de tejido sano alrededor,  lo que se denomina Lumpectomia. Por eso la importancia de que las pacientes  logren  un  diagnóstico temprano  por medio de la mamografía”, explicó  Bará.

Esta cirugía,  que busca la  conservación de la mama, se debe de acompañar de la investigación de probables ganglios en la axila (técnica del Ganglio Centinela)  que tengan células cancerosas.

Para esto se inyecta en el tumor o en el pezón un material radioactivo llamado Tecnecio 99,  el cual se une a los ganlios con células tumorales y así se pueden localizar con una sonda que detecta radiación gamma llamada, Gamma Sonda.

Una vez localizado el ganglio se realiza una pequeña incisión en la axila,  se toma una muestra del ganglio y un patólogo la estudia inmediatamente y certifica la presencia o ausencia de cáncer en la muestra. Lo anterior permite al cirujano  decidir la conducta  durante el mismo acto quirúrgico.

Las cirugías conservadoras se comenzaron a practicar en el Hospital de Diagnóstico en el año 2012.

“Muchas de las pacientes que han recibido una cirugía conservadora han conservado su mama, no han tenido que recurrir a cirugía reconstructiva y sobre todo han tenido recuperaciones inmediatas. Se pueden ir del hospital el mismo día o al día siguiente”, afirmó Bará.


Un reto por solventar
El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer en la mujer en Latinoamérica y el mundo.  
La Asociación Americana del Cáncer estima que una de cada 8 mujeres tiene alto riesgo de padecer esta enfermedad.
Esta alta frecuencia está asociada al inicio temprano de la menstruación, a una  menopausia tardía, primer parto después de los 30 años, abuso de alcohol, obesidad, mala alimentación y  falta de ejercicio, entre otros. Las mamografías se recomiendan después de los 40 años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación