Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tecnoestrés, la enfermedad de "moda"

Se trata de un trastorno laboral motivado por la dependencia a vivir conectado al celular, la tablet o la computadora

Estar conectado a Internet puede convertirse en una adicción debido al trabajo. Hay que buscar el equilibrio.

Estar conectado a Internet puede convertirse en una adicción debido al trabajo. Hay que buscar el equilibrio.

Estar conectado a Internet puede convertirse en una adicción debido al trabajo. Hay que buscar el equilibrio.

La penetración de las nuevas tecnologías en el mundo laboral "fomenta la tecnodependencia de los trabajadores" hasta el punto de generarles tecnoestrés: un trastorno que afecta a aquellos que viven continuamente pegados al ordenador, al móvil u otros dispositivos en red.

"Vamos camino de no hacer nada sin estar conectados, de pasar de ser seres humanos a convertirnos en meros seres periféricos del ordenador", explicó el psicobiólogo y catedrático de la Universidad de Murcia, José María Martínez Seva, autor del libro "Tecnoestrés".

En su estudio, Martínez Seva confirma que este incipiente trastorno laboral ya afecta a uno de cada tres españoles y que, según sus encuestas de elaboración propia, "entre el 30 y el 50 % confiesan que no podrían vivir sin Internet".

En el entorno laboral, cada vez se incrementa más el número de trabajos "electrónicos", es decir, aquellos que se valen de las herramientas digitales para desarrollar sus tareas cotidianas y que ya superan los dos tercios del total de los desempeñados en España.

Martínez Seva admite que "existen muchas profesiones que no se pueden entender sin el uso de las tecnologías, pues no podrían sacar la misma productividad al trabajo" como por ejemplo el periodismo, pero advierte ante la posibilidad de caer en un uso excesivo y, a continuación, en la dependencia de éstas.

Otros oficios han ido integrando poco a poco las nuevas capacidades tecnológicas hasta el punto de que ya no se entienden sin ellas.

Es el caso de la medicina en la que Martínez Seva recuerda que años atrás los especialistas atendían a sus pacientes y les facilitaban su diagnóstico "in situ", mientras que ahora se da el casos de médicos que "por no disponer de conexión con la que consultar el historial clínico, paralizan su actividad".

Otro factor que propicia este trastorno, según el psicobiólogo, es el incremento de las comunicaciones "online" que demandan las grandes empresas y otras instituciones a través del correo electrónico y las redes sociales, lo que lleva a numerosas personas a estar prácticamente todo el día pendientes de las pantallas aunque no quieran.

La incapacidad de emplear las tecnologías de manera saludable provoca en el trabajador irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza y trastornos gastrointestinales, entre otros síntomas.

"Hay personas que lo pasan muy mal si no pueden acceder a Internet o usar su móvil", hasta el punto de que, en caso de olvidarse el dispositivo en casa, "vuelven por él aunque se encuentre a kilómetros de distancia", comenta Martínez Seva, o sufren episodios de frustración.

Según el experto, la forma de saber si uno se ha convertido en tecnodependiente es comprobar por sí mismo "su resistencia a desconectarse", olvidándose por unas horas de emplear cualquier tipo de dispositivo.

Si no es capaz de pasar ese breve espacio de tiempo sin conexión, o lo vive con verdadero sufrimiento, es que realmente "no puede vivir sin su móvil". —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación