Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Somos cómplices de la erosión de la privacidad

Según Paul Saffo, experto en tecnología y profesor, uno de los riesgos de la ubicuidad de los teléfonos inteligentes es la pérdida de privacidad y libertad

Es posible que la aplicación gratuita que hemos descargado esté vigilando dónde estamos para ofrecernos algún servicio. foto/ EDH

Es posible que la aplicación gratuita que hemos descargado esté vigilando dónde estamos para ofrecernos algún servicio. foto/ EDH

Es posible que la aplicación gratuita que hemos descargado esté vigilando dónde estamos para ofrecernos algún servicio. foto/ EDH

El experto estadounidense en tecnología y famoso futurólogo de Silicon Valley, Paul Saffo, lamenta que nos hayamos convertido en cómplices de la erosión de nuestra propia privacidad al compartir voluntariamente tanta información sobre nosotros.

"Soy un optimista que es muy consciente de los riesgos", aseguró Saffo en la sede de la Universidad Singularity, donde participa en un programa intensivo sobre las últimas tendencias tecnológicas en el área de la energía, la salud, la agricultura y la biotecnología, entre otras.

Para el experto, uno de los riesgos de la ubicuidad de los teléfonos inteligentes es la pérdida de privacidad y libertad.

"Somos cómplices de la erosión de nuestra privacidad y libertad, porque nos hemos convertido en adictos a la comodidad", alertó Saffo, quien insistió en que "no hay aplicaciones informáticas gratuitas. Nada es gratis".

"Pagamos en formas de las que no somos conscientes. Puede, por ejemplo, que esa aplicación gratuita que hemos descargado esté vigilando dónde estamos para ofrecernos algún servicio", subrayó.

Recordó una vieja broma de los casinos de Las Vegas: "Cuando te sientas en una mesa de póquer, lo primero que haces es echar una ojeada alrededor de la mesa y ver quién es el tonto de turno y si no lo encuentras, entonces la conclusión es que eres tú".

Para Saffo, el que hayamos aceptado entregar nuestra información personal a cambio del acceso a apps gratuitas debería hacernos cuestionar si somos "el tonto" del casino de Las Vegas.

"Cada vez que uno descarga una aplicación gratuita debería de preguntarse ¿cómo estoy pagando por esto? ¿pago más de lo que recibo?", insistió.

Puso el ejemplo de los programas de compras frecuentes: "guardan la información sobre lo que compras y luego pueden venderla, por ejemplo, a tu empleador", afirmó.

Sus predicciones

El experto hablaba ya en 1991 de sensores y conectividad y en 1994 afirmó, en un artículo en la revista "Wired", que los que tendrían el poder no serían los encargados de generar contenido, sino los que nos ayudasen a navegar y buscar en la web.

Ese artículo permitió a Saffo ganarse la fama de haber pronosticado el nacimiento de Google.

"Bueno, en realidad me otorgan más mérito del que tengo", señaló, el tecnólogo, quien reconoce equivocarse a menudo.

Equivocarse, con todo, no es lo que le preocupa.

"Lo difícil para mí no es equivocarme, sino tener la razón y que me ignoren. Es la maldición de Casandra, que tras haber recibido del dios Apolo el don de la profecía sufre la maldición de que nadie la crea", dijo.

El futurólogo californiano aventura una nueva era de materiales inteligentes capaces de transformarse en situaciones como terremotos.

"Hay un montón de tendencias ahora mismo, la revolución de los sensores y la revolución robótica y todas esas cosas de las que habla la gente, pero la próxima gran tendencia serán los materiales inteligentes que pueden cambiar de forma y responder a las condiciones del entorno", auguró el también profesor de la Universidad de Stanford (California). —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación