Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud

10 signos de alarma del Alzheimer

 Un diagnóstico precoz es clave para retrasar el deterioro que ocasiona esta enfermedad, que es  cada vez más frecuente. Se estima que en El Salvador 51 mil personas la padecen. 

alzheimer

La enfermedad del Alzheimer no sólo es una pérdida de la memoria. Es también  una serie de síntomas en que las personas experimentan  un deterioro de sus capacidades cognoscitivas, tales como el pensamiento y entendimiento, así como cambios en el comportamiento.
El doctor José Ricardo López, neurólogo internista, menciona que existen tres etapas de la enfermedad, las cuales se van desarrollando de manera lenta y progresiva, y que incluyen una serie de síntomas comunes que se presentan con la enfermedad:

1. Perdida de la memoria

Es muy común olvidar nombres, números telefónicos, no acudir a una cita importante y recordarse de ello más tarde. Pero en quienes padecen de Alzheimer pueden tornarse más frecuentes, olvidar más cosas y nunca más volver a acordarse de ellas. Empiezan a utilizar notas de recordatorios, se quejan que es por la edad la falta de memoria, son despistados, no atienden recados y cuestionan la falta de memoria que a veces los obliga a ocultarlo.   

2. Dificultad para llevar a cabo tareas simples

Tendrán dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre. Como por ejemplo olvidarán haber servido la comida o haberla preparado.  Ya no pueden planificar como antes o seguir un plan. Tampoco, pueden seguir los pasos de una receta o manejar las cuentas mensuales. Tienen problemas para centrarse y se vuelven un poco más lentos para emprender las tareas. Incluso, pueden tener problemas para llegar a un lugar donde solían ir siempre o recordar las reglas de un juego al que han jugado siempre.

3. Problemas de lenguaje

Pueden tener dificultades para seguir o participar en una conversación. Es frecuente que en medio de la charla se detengan y se olviden de lo que iban a decir, o repitan muchas veces lo mismo. A veces no encuentran la palabra correcta o utilizan términos incorrectos y  substituyen haciendo fraseos o lenguaje, la mayoría de las veces incomprensibles. 

4. Desorientación en el tiempo y espacio

Las personas con enfermedad de Alzheimer olvidan con frecuencia las fechas, las estaciones del año y el paso del tiempo. Pueden no recordar dónde se encuentran o cómo llegaron hasta ahí. Pueden fácilmente perderse  en su propia calle, colonia no saber donde están, ni cómo llegaron a un lugar, ni tampoco cómo regresar a su casa. La diferencia con los cambios asociados a la edad es que la confusión no es momentánea sino que son lapsos más prolongados o permanentes. 

5. Pobreza o disminución del juicio

Es posible que regalen cantidades exageradas de dinero a alguien que quiera venderles algo. También puede suceder que empiecen a prestar cada vez menos atención a su aseo y cuidado personal. Olvidan llevar un suéter o abrigo en tiempo de frío o colocárselo cuando hace mucho calor. También se vestirán de manera inapropiada, no sabiendo cómo ponerse la camisa, falda, blusa o el pantalón, vestir varias prendas una sobre la otra, ir en bata a la tienda, entre otros comportamientos similares.

6. Cambios de personalidad

Los pacientes sufren cambios de personalidad y pueden convertirse en personas confundidas, recelosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. También pueden tender a enfadarse más fácilmente.

7. Problemas de pensamiento abstracto 

Tienen dificultades para leer, sumar o restar, llenar los espacios correspondientes en un cheque o ficha de depósito, indicar su número de cuenta o teléfono, incluso hasta el propio nombre y apellido. 

8. Colocar objetos en lugares que no corresponden

Es común que las personas con Alzheimer coloquen o guarden objetos en los sitios más inimaginables posibles, como el poner la plancha en el refrigerador, un reloj en azucarera, la billetera debajo del colchón o el cepillo de dientes en un zapato, y luego no saber dónde las dejó. A veces acusan a otros de robarles. Con el avance de la enfermedad esto puede pasar más a menudo. 

9. Pérdida de iniciativa

Poco a poco, van perdiendo las ganas de entretenerse con algún pasatiempo, de encontrarse con amigos, de involucrarse en proyectos o practicar deporte. A la persona con Alzheimer ya no le interesa nada, se vuelve sumamente pasivo, apático, indolente, requiriendo ser más que motivado, casi empujando a salir o hacer algo. 

10. Dificultad para comprender imágenes

Las dificultades para leer, analizar las distancias y establecer un color o el contraste son algunos de los síntomas. También pueden tener problemas de percepción y pasar por delante de un espejo y no darse cuenta que lo que ven es su propio reflejo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación