Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Sagrada Familia comienza a erigir inmensas torres

El arquitecto jefe aseguró ayer que aún es difícil predecir la finalización de la catedral de Barcelona diseñada por Antoni Gaudí.

ctv-ja1-visitors-of-the-sagra-13373044

 La imponente basí­lica de La Sagrada Familia en Barcelona, diseñada por el visionario arquitecto Antoni Gaudí­, entró en la fase final de la construcción de seis torres inmensas que la convertirán en el edificio religioso más alto de Europa, superando la Ulm Minster alemana.

Al presentar el proyecto el jueves, el arquitecto jefe Jordi Faulí­ dijo que la "Torre de Jesús", la central y más alta de las seis, convertirá a la joya arquitectónica que atrae a millones de visitantes en tema de los libros de records cuando concluya la construcción en algo más de 10 años.

"La torre central de 172,5 metros (566 pies) la convertirá en la catedral más alta de Europa porque la torre más alta de Europa es la de Ulm, de 162 metros (531,5 pies)", afirmó.

La basí­lica de San Pedro en el Vaticano seguirá conservando la nave más alta.

La piedra fundamental de La Sagrada Familia, emblema de Barcelona e imán turí­stico, fue colocada en 1882. Está terminada en un 70%.

Faulí­ dijo que los trabajos para terminar las torres y la mayor parte de la estructura de la iglesia en 2026, el centenario luctuoso de Gaudí­, están bien encaminados. Sólo restará terminar algunas decoraciones.

"Aunque es difí­cil de predecir, podemos afirmar que estará terminada para 2030 o 2032", dijo el arquitecto.

La "Torre de Jesús", coronada por una cruz, estará rodeada estrechamente por otras cinco, una dedicada a Marí­a y otras cuatro, levemente más bajas, a los cuatro evangelistas.

Faulí­ presentó la fase siguiente de la construcción en una cámara apenas terminada, un pequeño anfiteatro 60 metros (198 pies) por encima del piso de la iglesia desde el cual centenares de visitantes contemplaron los vitrales y los techos abovedados.

La torre se alzara directamente sobre la cámara, diseñada para sostener el peso de las torres e introducir la luz natural en el edificio.

Hace apenas 15 años no habí­a techo sobre el recinto interior de la iglesia entre las dos bellas fachadas con ocho campanarios que sobrecogen a los visitantes: un lado parece un castillo de arena, el otro un cuadro cubista.

Gaudí­ gozaba del mecenazgo de las familias industriales y aristocráticas más ricas de Barcelona, las que le encargaban bellas viviendas, edificios audaces y parques que han ayudado a hacer de la ciudad catalana un gran destino turí­stico.

Católico fervoroso, Gaudí­ dedicó su vida al proyecto, que incorpora el simbolismo cristiano y las formas orgánicas en una estética singular.

Gaudí­, quien murió en 1926 al ser atropellado por un trolebús, no esperaba ver la catedral terminada. Una sola fachada estaba en pie cuando murió.

Faulí­ asumió como arquitecto jefe en 2012 con la tarea de plasmar los planos de Gaudí­, algunos de los cuales eran apenas bocetos iniciales, en el edificio monumental que ahora se acerca a su conclusión.

El monumento recibió más de 3,2 millones de visitas en 2014, siendo uno de los sitios más visitados de España.

La entrada de 15 a 20 euros (17 a 22 dólares) financia el presupuesto de 25 millones de euros (28,38 millones de dólares) anuales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación